Para febrero de este año, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estimó que 235 millones de personas padecían de asma. La mayor parte de los casos, alrededor del 97 por ciento, se dan en pacientes pediátricos. En términos generales, las causas de esta enfermedad y sus ataques son desconocidos. Sin embargo, podría ser causado por otra condición: la obesidad.

Esta teoría fue publicada en la revista Pediatrics por científicos liderados por el Centro Médico de la Universidad Duke. La investigación apunta que hasta 27 por ciento de los casos pediátricos de asma son provocados por la obesidad. Jason E. Lang, coautor del estudio, señala que el hallazgo podría ayudar a prevenir la enfermedad. Estima que hasta un millón de niños, solo en Estados Unidos, han evitado esta condición. Lo único que han hecho, es mantener un peso saludable.

La primer enfermedad crónica en niños es el asma. Algunas de las causas son genéticas e infecciones virales durante la infancia. Éstos factores de riesgo no los podemos prevenir. La obesidad podría ser el único elemento de la condición que puede evadirse. [El estudio] es otra evidencia que mantener un peso saludable en niños es algo importante.

Niños obesos o con sobrepeso son mucho más vulnerables al asma

Para el estudio, los investigadores usaron la información de más de 500 mil pacientes pediátricos. A cada uno se le realizó un seguimiento entre 2009 y 2015. Encontraron que los niños obesos (en el percentil 95 para el Índice de Masa Corporal – IMC de su edad y género) tenían hasta 30 por ciento mayor riesgo de padecer asma. Incluso con sobrepeso, el peligro crecía en 17 por ciento.

Lang señaló que, tras ajustar otros factores de riesgo, el efecto del peso en el asma permanece. Sin embargo, podría haber algunos errores en las conclusiones. El equipo de investigación recordó que los datos fueron recolectados durante visitas clínicas. Como no se dieron en un ambiente controlado y estandarizado, podría haber un cierto margen de error en la influencia de la obesidad.

Tampoco se tiene una certeza por qué se presenta este fenómeno. Una de las teorías es que la obesidad afecta el desarrollo de los pulmones. Por consiguiente, también afecta el paso de aire en los pacientes. Por otro lado, el asma podría ser consecuencia de la inflamación presente en los cuerpos con un alto IMC.

Taboola