Este artículo tiene 14 vistas

Imprimir

Publicado en:

Dietas ricas en grasa facilitan la metástasis del cáncer de próstata

Un estudio realizado en Estados Unidos mostró que una dieta rica en grasa puede ser el factor clave que impulsa la metástasis en el cáncer de próstata.

Regístrate gratis en la guía para el consultorio

Como bien se sabe el cáncer de próstata es común en hombres de edad avanzada. Según datos dados por la American Cancer Society para este año en Estados Unidos, se diagnosticarán alrededor de 164 mil 690 casos nuevos y se reportarán aproximadamente 29 mil 430 muertes.

Debido a que la mayoría de las defunciones ocurre por una metástasis precoz, un grupo de investigadores del Centro de Cáncer del Centro Médico Beth Israel Deaconess (BIDMC), en Boston, Estados Unidos, decidió estudiar el tema a fondo y los hallazgos que encontraron arrojan nueva información sobre los mecanismos genéticos que promueven la metástasis en el modelo murino de la enfermedad, y también implican a la típica dieta occidental alta en grasas como un factor ambiental clave que lo impulsa.

Aunque se ha postulado ampliamente que una dieta occidental puede promover la progresión del cáncer de próstata, falta evidencia directa que respalde una fuerte vinculación entre lípidos dietéticos y cáncer de próstata”, señaló el autor principal del trabajo, Ming Chen.

Sin embargo, el trabajo refleja que las tasas de muerte por cáncer metástico -incluido el cáncer de próstata– son mucho más altas en Estados Unidos que en las naciones donde son más comunes las dietas bajas en grasas.

Datos epidemioloógicos incluidos en el estudio muestran que el cáncer de próstata que afecta aproximadamente al 10 por ciento de los hombres en las naciones asiáticas, sube a cerca del 40 por ciento cuando inmigran a Estados Unidos.

Por otra parte, aunque ya se sabía que el gen supresor de tumores PTEN juega un papel importante en el cáncer de próstata, los autores trataron de identificar un gen o una vía supresora de tumores adicional que pudiera funcionar en conjunto con el PTEN para llevar a la metástasis.

Al analizar los datos genómicos recientes, notaron que otro gen supresor tumoral, llamado PML, tendía a estar presente en los tumores de próstata localizados, pero estaba ausente en alrededor de un tercio de los tumores de próstata metastásicos. Además que alrededor del 20 por ciento de los tumores de próstata metastásicos carecían tanto de PML como de PTEN.

Cuando compararon los dos tipos de tumor, los que carecían solo del gen PTEN frente a los tumores metastásicos que no tenían ambos genes, los investigadores descubrieron que los tumores metastásicos producían grandes cantidades de lípidos o grasas. En los tumores con ausencia de los genes supresores de tumores PTEN y PML, la maquinaria de producción de grasa de las células aumento caóticamente.

Fue como si hubiéramos encontrado el interruptor lipogénico o de producción de grasa de los tumores. La implicación es que, si hay un cambio, tal vez se pueda desarrollar un medicamento con el que podamos bloquear este cambio y tal vez se pueda prevenir la metástasis o, incluso, curar el cáncer de próstata metastásico.

En México según cifras dadas por el ISSTE, al día mueren 17 hombres por este padecimiento, como consecuencia, en su mayoría, por un diagnóstico tardío por los tabús que aún existen sobre la prueba del tacto rectal.

Por cada 100 hombres, solo 4 se deja hacer el tacto rectal y sin esa prueba es imposible saber si el paciente tiene cáncer. Los varones no tienen cultura de prevención tan marcada como las mujeres y en parte se debe al machismo, porque ven a la enfermedad como una debilidad de su hombría”, aseguró Sergio Hernández Paz, director del centro de cirugía ambulatoria del ISSSTE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *