Este artículo tiene 289 vistas

Imprimir

Publicado en:

Un paciente enojado puede ser un paciente reconquistado

Los pacientes insatisfechos pueden ocasionarte muchos problemas. Evítalo con estos consejos.

mano_doctor
Regístrate gratis en la guía para el consultorio

Que alguno de tus pacientes salga enojado del consultorio porque los servicios que recibió no fueron de su agrado es un problema que ocurre en muchas clínicas u hospitales.

Lo que no puede ser normal es que esta situación ocurra de forma recurrente en un mismo consultorio. Un paciente enojado es un paciente perdido y ese ingreso económico extra no lo volverás a ver.

Reconquista a tu paciente

Quizá tu paciente se fue de tu consultorio con el propósito de no volver jamás porque el trato que recibió no le gustó, porque considera que tu tarifa es demasiado cara, o simplemente por que tú no cumpliste con sus expectativas. Cualquiera que sea la razón, debes actuar con rapidez para pensar qué puedes hacer para que tu paciente regrese contigo y no se vaya con la competencia.

Lee las siguientes sugerencias a nivel empresarial pueden ayudarte a buscar una solución para reconquistar a tu paciente en caso de un problema o un malentendido: 

Escúchalo con atención

  • Ponte en contacto con tu paciente y permite que te diga cuál fue el motivo de su descontento. Escúchalo con atención y agradécele su sinceridad. Infórmale que sus quejas serán tomadas en cuenta y que harás todo lo necesario para que no vuelva a ocurrir.

Muéstrate sensible

  • No cometas el error de enfrascarte en una pelea verbal. Atiende la queja de tu paciente con empatía y con mucha humildad. Tu paciente ha confiado en ti y si considera que tus servicios no fueron de su agrado, escúchalo con atención.

Haz un plan escrito

  • La experiencia te dictará cuáles son las principales razones por las cuales tus pacientes pueden sentirse insatisfechos. Esto te servirá más adelante para emplear métodos efectivos que te ayuden a mantener bajo control los problemas. Realiza un documento con las posibles soluciones en caso de que un paciente no vea cubiertas sus necesidades.

Capacita a tu personal

  • Un punto muy importante es ofrecer capacitación al personal que tiene trato directo con los pacientes. Podrías pagar un curso de atención al cliente, lo cual servirá cuando un paciente se muestre insatisfecho o molesto. No olvides crear un  protocolo para que tus empleados lo sigan al pie de la letra.   

Ofrece opciones a tu paciente

  • Una vez que tu paciente ha mencionado las razones de su descontento, menciónale que estás completamente dispuesto a solucionar el problema. Ofrece un descuento en su siguiente visita para él y su familia y haz todo lo posible para ganar de nuevo su confianza.

Hazlo de esta manera y verás que tu paciente lo agradecerá.