Este artículo tiene 177 vistas

Imprimir

Publicado en:

Desarrollan material biocompatible para reparación de órganos y tejidos dañados

La invención podría marcar el inicio de una nueva era en la curación de las heridas de los pacientes dentro de los hospitales

gorros-de-tela-vs-gorros-reciclables-que-es-mejor-utilizar-en-quirofano--2439_620x368

Una disyuntiva a la que se enfrentan los médicos al momento de atender algunos de los problemas de salud de sus pacientes tiene que ver con la conveniencia de intentar reparar un órgano o apostar por un implante, decisión en la cual intervienen múltiples variantes, pues cada caso es diferente e inclusive en años recientes se ha logrado avanzar en la impresión de órganos como una alternativa contra el bajo índice de donación que existe en algunos países.

En ese sentido, una investigación realizada por científicos de la Universidad Politécnica Pedro el Grande de San Petersburgo (UPEGSP), ubicada en Rusia, dio como resultado el desarrollo de un nuevo material biocompatible con el cual es posible restaurar los órganos y tejidos humanos dañados.

Al respecto, los encargados de la investigación expusieron que el nuevo material fue fabricado a partir de polímeros y lo más interesante es que ha mostrado el poder “engañan” al cuerpo. De manera más específica, la matriz del polímero se implanta en el tejido hepático, huesos o vasos dañados. Debido a que el material está hecho de componentes biocompatibles como quitosano y colágeno, el cuerpo piensa que es algo natural y no rechaza el objeto ajeno. Con el tiempo, la matriz se descompone y el tejido artificial es reemplazado por tejido natural.

Por su parte, Vladimir Yudin, investigador de la UPEGSP y líder del trabajo, expuso las diversas ventajas que ofrecerá esta nueva innovación en el campo médico.

No estamos engañando a la naturaleza, sólo la estamos ayudando a sobrellevar un problema médico. Los expertos actualmente están debatiendo si es mejor usar un implante o restaurar un órgano. Una persona con un órgano artificial debe tomar medicamentos de por vida para evitar que el cuerpo la rechace. Este no es el caso del tejido que crece a partir de células humanas.

De momento se han realizado ensayos preclínicos in vivo este novedoso material y los resultados han demostrado su efectividad, por lo que podría ser el inicio de una nueva manera de reparar las heridas de los pacientes dentro de los hospitales.