También la contaminación ambiental puede provocar un aborto

Incluso una exposición de pequeña duración en un ambiente con altos niveles de contaminación ambiental puede desencadenar un aborto espontáneo en mujeres

0
109

La contaminación ambiental es un importante factor de riesgo en el plano médico. No solo la Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que el costo de reducir la polución vale la pena por los beneficios que traería a la salud de todo el planeta. Además, diversos estudios han ligado este fenómeno con deterioro cognitivo, Parkinson, diabetes y, ahora, el aborto espontáneo.

Este último estudio fue publicado en la revista Fertility and Sterility. La investigación fue liderada por la Universidad de Utah. De acuerdo con Matthew Fuller, miembro del equipo, las pacientes que se exponen a la contaminación ambiental son más vulnerables a tener un aborto espontáneo. En específico, su riesgo aumenta en hasta 16 por ciento, incluso tras una exposición limitada.

Noté un patrón entre la calidad del aire y el alto índice de aborto entre la población. Sabía que era una cuestión poco estudiada, así que decidimos explorarla más a fondo […]. Los problemas que enfrentamos con la contaminación ambiental no son únicos. Conforme el planeta se calienta y la población crece, este reto crecerá. Tanto en países emergentes como en naciones desarrolladas.

El aborto y sus cifras en un rincón de Utah

De acuerdo con Fuller, el experimento se llevó a cabo en la región de Wasatch Front. Esta área es una de las más densamente pobladas de todo el estado de Utah. Los resultados se obtuvieron tras analizar los datos de mil 300 mujeres. Su edad promedio era de 28 años. Todas ellas tuvieron al menos un aborto espontáneo entre 2007 y 2015.

Se empató la información con los registros de calidad de aire de la región. En específico, se revisó la alta concentración de tres químicos comunes. Ozono, material particulado pequeño (PM 2.5) y dióxido de nitrógeno. En ventanas de tres a siete días, se encontró que las mujeres que estaban en la zona de mayor concentración de los contaminantes tenían mayor riesgo de tener un aborto.

Claire Leiser, autora líder, asegura que se trata de una visión limitada del problema. Señala que sus resultados solo contemplan a las pacientes que buscaron ayuda tras su aborto. La especialista recomienda utilizar filtros de aire, para la calle y para purificar espacios cerrados. Igualmente, señala que puede ser benéfico planear el embarazo para evitar épocas de alta contaminación.

Taboola