Este artículo tiene 262 vistas

Imprimir

Publicado en:

Smartwatches salvan vidas… pero no sustituyen al médico

A pesar de los avances, los smartwatches no son dispositivos médicos y mucho menos pueden sustituir la práctica profesional de un médico.

iBeat-Smartwatch-Ataque-Cardiaco
Marketing Farmaceutico

Actualmente los smatwatches pueden indicar la frecuencia cardíaca y realizar un seguimiento de los signos vitales de un paciente con enfermedad cardiovascular. Algunos incluso pueden analizar el  sueño; sin embargo, no son dispositivos médicos y mucho menos pueden sustituir la práctica profesional de un médico.

A pesar del creciente número de historias de pacientes con afecciones cardiacas que aseguran que un smartwatch les salvó la vida, las compañías aún no han solicitado la aprobación de la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA) para sus dispositivos.

Si obtuvieran el visto bueno de la FDA, se certificaría a Apple, Fitbit y otras compañías para que puedan implementar herramientas de software en sus relojes inteligentes para detectar afecciones cardíacas y alertar a los usuarios que presenten síntomas. Esas herramientas se basarán en los algoritmos que se prueban en personas que se han inscrito en varios estudios de investigación sobre la frecuencia cardíaca.

Hablando con personas que creen que sus relojes inteligentes salvó sus vidas, es fácil creer que estos dispositivos pronto serán capaces de diagnosticar intencionalmente las condiciones de salud, además de alertarnos cuando nuestros ritmos cardíacos son altos, un Apple Watch o Fitbit algún día podrá decirnos por qué.

Los dispositivos actualmente no alertan si la frecuencia cardíaca es demasiado alta. Pero las compañías tratan de descubrir cómo usar datos del ritmo del corazón y la información de movimiento que recopila para detectar lo que está sucediendo en su cuerpo.

Sin embargo, Apple desarrolló una aplicación donde utiliza datos de múltiples lecturas de sensor de frecuencia cardíaca para confirmar que el ritmo es irregular antes de enviar una notificación.

Después de recibir una alerta en el reloj, la aplicación Heart Study lo conecta con un médico para una videoconferencia gratuita para ver si sus síntomas son lo suficientemente graves como para justificar un tratamiento inmediato.

Si no, recibirá un parche de electrocardiograma en el correo para usar durante siete días. Ese parche recoge datos eléctricos precisos de su corazón que se analizarán para determinar si realmente tiene fibrilación auricular.

El estudio acaba de comenzar y sigue aceptando inscripciones. Apple no ha anunciado cuántos participantes se han inscrito ni ha publicado ningún hallazgo preliminar.