La Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) tiene normas estrictas que cualquier establecimiento del sector salud debe seguir. Lo anterior también aplica para servicios de ortodoncia. Solo en la Ciudad de México, existen 90 mil consultorios catalogados como una clínica dental. De ellos, la dependencia ya cerró más de 400 en los últimos meses.

Si tu consultorio no cumple con lineamientos mínimos de sanidad y documentación, puede ser la próxima clausura. Evita problemas con Cofepris y mejor verifica que tu establecimiento tiene todo en orden. Estos 4 puntos, propuestos por La Clínica Dental, son los mínimos indispensables para que tu servicio cumpla con la regulación de la Comisión y tenga buenos estándares de atención:

1Documentación oficial de la clínica dental

Es importante que en tu establecimiento estén los títulos de quienes atiendan a los pacientes. Si solamente eres tú en el consultorio, procura que tus certificaciones sean visibles al público. Si cuentas con otros colaboradores especialistas, expón todos los documentos en un solo lugar. También es importante que se pueda ver fácilmente el aviso de Responsabilidad Sanitaria.

2Espacios adecuados

Tu clínica dental necesita, cuando menos, cuatro espacios bien delimitados. Primero, una sala de espera cómoda donde los pacientes puedan aguardar su turno para pasar. Segundo, recepción donde el personal administrativo atienda teléfonos y a la gente. Tercero, área de limpieza para que tú y tus colaboradores se aseen. Finalmente, sanitarios para el personal médico y los clientes.

3Documentación en orden

Todos los expedientes médicos con más de 5 años de antigüedad deben seguir la NOM-004-SSA3-2012 de Cofepris. Además, tu clínica dental necesita llevar un registro diario de pacientes. Asimismo, el recetario médico necesita tener siempre la siguiente información: Nombre del paciente, Nombre del doctor y Fecha y hora de la consulta.

4Áreas de seguridad e higiene

La clínica dental necesita botes de basura general, así como recipientes para residuos biológicos-infecciosos y contenedores para punzo-cortantes. Los días que se recojan estos desechos deben estar programados regularmente. También recuerda lavar correctamente todo el equipo después de cada intervención. Los insumos desechables no deben utilizarse más que una única vez.