La motivación es un factor muy valioso para el sector salud. Cuando los colaboradores se sienten  gusto en una organización o negocio médico, su desempeño se dispara. Hay formas puntuales (y económicas) de crear este ambiente, pero nada será más valioso que crear un sentido de propósito. ¿Laborar en tu centro vale la pena para el personal o es solo un trabajo más?

1Entiende cómo es la cultura de tu negocio médico

Para que tus colaboradores quieran trabajar contigo, debe existir una cultura fuerte y palpable. Como líder de la organización, la mayor parte de los valores parten de ti. Piensa cómo te comportas en el día a día y en situaciones extraordinarias. Tu humor y forma de trabajar son las que determinarán no solo tu entorno. También, qué tan a gusto se siente tu personal en su trabajo.

2Despide y contrata según la cultura organizacional

Tu negocio médico debería aspirar a encontrar el mejor talento, sin duda. Al mismo tiempo, debes procurar que cada persona que entre a la organización sea parte de la “tribu”. Es decir, cuyos valores y metas estén en consonancia con el ambiente que quieres crear. Por ello, es crucial que revises, pidas retroalimentación y tomes decisiones tomando en cuenta dichas actitudes.

3Vuélvete un líder al que sea fácil acercarse

Hay muchos espacios donde la gente no quiere ir a trabajar. Un factor común suele ser el jefe terco, testarudo o pesado. Si quieres que tus colaboradores laboren con gusto en tu negocio médico, lucha contra ese estereotipo. Trata de ser amable, gentil y receptivo. Conforme seas más abierto a los problemas de tu equipo, mejor será el ambiente que se respire en el entorno.

4Mezcla tu identidad de marca con tu cultura organizacional

Ciertas empresas, dentro y fuera del sector salud, tienden a ser incongruentes. Apuntan que su meta como organización es, por ejemplo, reducir el impacto medioambiental. Pero en sus oficinas no hay iniciativas de energías renovables. Desconexiones similares pueden existir dentro de tu negocio médico. Procura que tus colaboradores sientan que su lugar de trabajo es una unidad.

5Procura divertirte de vez en cuando

Los colaboradores empiezan a cansarse de ir a trabajar cuando se vuelve una obligación. Para que tu negocio médico no se convierta en un deber, procura relajarte. Implementa pequeñas actividades recreativas comunales. Así, tu cultura organizacional se volverá más rica y tu personal estará más motivado.