Hoy en día, los pacientes y el público en general tienden a ser muy visuales. En ese sentido, los videos tienen una considerable ventaja sobre otros estilos de contenido. Pero incluso dentro de esta categoría, hay tipos de materiales que puedes usar para el beneficio de tu centro médico.

Uno de los más interesantes son los videos en vivo. Además de conservar todas las ventajas del contenido multimedia, permiten un nivel de interacción superior con la audiencia. Sin embargo, generar estos materiales no es una tarea sencilla. No cometas errores y sigue estos tips:

8Práctica, práctica, práctica

Es normal que te sientas nervioso al hacer videos frente a la cámara. La mejor forma de acostumbrarte es ensayar varias veces. Puedes usar un espejo o grabarte y corregir errores.

7Ten un guión para tus videos

Aunque sean materiales en vivo, no significa que debas presentarte sin un plan. Diseña de antemano qué cosas quieres cubrir a lo largo de los videos. Igualmente, debes considerar qué call-to-action quieres incluir.

6Invierte en equipo de calidad

Cuando menos, necesitas un tripié resistente y un buen micrófono. Cualquier material refleja y, en cierta medida, representa tus servicios. No quieres que un mal contenido de una mala imagen.

5Considera la luz y el fondo

Si en tu contenido solamente aparece una sombra oscura en una pared negra, no es atractivo. Antes de grabar, asegúrate que los pacientes puedan verte, claramente y en un espacio interesante.

4Interactúa con tu audiencia

Los videos en vivo permiten una conversación con tus pacientes. Ocasionalmente haz sesiones donde tu público pregunte o consulte cosas en tiempo real y tú respondas en cámara.

3Sé tú mismo

Cuando una persona no es auténtica, el público lo percibe. Trata de relajarte y actuar naturalmente frente a la cámara. Así, la experiencia será mucho más sencilla y gratificante para ambas partes.

2No hagas videos muy cortos

Es conveniente que anuncies de antemano a tus seguidores si harás una sesión en vivo. De cualquier forma, evita contenidos menores a 20 minutos, para dar tiempo a la gente a conectarse.

1Siempre ten en cuenta el lag

Entre que digas algo y tus pacientes lo vean y escuchen, puede pasar un poco de tiempo. Ten esto en cuenta y procura llenar el espacio (por ejemplo, entre que hagas una pregunta y la respondan los visitantes) con anécdotas o historias interesantes.