Este artículo tiene 778 vistas

Imprimir

Publicado en:

Pharmarketing, ofertas publicitarias para el cuidado de la salud

Para muchos la publicidad se encuentra en terapia intensiva y sus consumidores demandan un mejor tratamiento para que sea atendida.

Regístrate gratis en la guía para el consultorio

Para muchos la publicidad se encuentra en terapia intensiva y sus consumidores demandan un mejor tratamiento para que sea atendida. Es un hecho, al contenido comercial le cuesta trabajo encontrar su lugar, sigue en la batalla del desinterés y del poco tiempo que tiene para atrapar a su audiencia. Además, en esta comunicación de valoraciones e interpretación de datos, sale de la batalla con una calificación y una serie de mediciones que dejan al desnudo sus errores y su efectividad.

Hoy somos otro tipo de consumidores, estamos más presentes y conscientes de la importancia de la información, buscamos comunicación más sustancial, estamos en la era de la asistencia: ayúdame ahora, conóceme mejor y sorpréndeme a cada momento.

Ya no somos los consumidores sólidos que recibíamos mensajes por los canales tradicionales. Pensemos incluso que las creaciones de dispositivos giraban alrededor de la televisión: la antena parabólica, el reproductor VHS, la video cámara y el DVD. Como decía Bauman, somos consumidores líquidos, somos más flexibles y al mismo tiempo ansiosos. Cuando una persona llega a algún lugar tarda en promedio 44 segundos para revisar su dispositivo electrónico y en promedio revisamos 150 veces el celular, siendo el 82 por ciento el interés por comprar algo.

La salud es uno de nuestros intereses principales y el entorno digital se ha vuelto un aliado importante en las reflexiones y posturas que tenemos ante los principios que nos hacen cuidar y mantener nuestra salud. Aproximadamente 6 de cada 10 mexicanos usa internet para buscar contenidos de salud. Síntomas, remedios y recomendaciones de tratamientos para los problemas gastrointestinales es lo que más se solicitó.

Estos problemas se contrarrestan en la población millennial y centennial gracias a que adoptaron la alimentación como un estilo de vida (vegetarianos, crudiveganismo, ovolactovegetarianos, glutenfree, etc.). Son las generaciones que más desconfían del marketing y de sus productos, para ellos el origen es importante, reprueban la homogeneidad y es por eso que es mejor elaborar sus propias comidas y descubrir la historia de cada alimento. Los médicos mencionan que este tipo de comportamientos hace que los pacientes jóvenes entiendan fácilmente que la alimentación balanceada es parte del tratamiento.

El 83 por ciento de los mexicanos sigue alguna dieta, o, por lo menos, intenta no comer ciertos productos para conservar su salud o por padecer alguna alergia. Varias marcas vieron su oportunidad en algunas tendencias de alimentación y en beneficios especiales para un sector afectado por un compuesto, de ahí a que más gente adopta diseños de productos sin estos ingredientes percibiéndolos como una opción más saludable. Por ejemplo, solo el 23 por ciento de los mexicanos es intolerante a la lactosa y el 5 por ciento al gluten.

Datos de la última Encuesta Nacional de Salud y Nutrición revelan que 7 de cada 10 personas mayores de 20 años padecen sobrepeso u obesidad; temas que a los médicos aún les cuesta trabajo resolver sobre todo en pacientes donde este factor es importante para la estrategia del tratamiento. De 2012 a 2015 casi se triplicó el número de gimnasios, pasando de 2 mil 200 a 7 mil 826.  Otra industria cercana a los gimnasios que está creciendo igualmente rápido es la de complementos alimenticios y vitaminas, hay cadenas que comenzaron con tres tiendas y hoy ya tienen más de 600 puntos de venta.

La publicidad hoy tiene un compromiso con la claridad del origen, más del 80 por ciento de los mexicanos no comprende las tablas nutrimentales que vienen en los alimentos y bebidas procesados. La comunidad médica menciona que se necesita educar más a los consumidores sobre la formulación y composición de los productos.

Hoy la publicidad debe estar centrada en ayudar a resolver los retos humanos y la salud es uno de ellos. Cuando una marca está enfocada en este tema, rápidamente tiene la atención del grupo objetivo y colateralmente de otros. La relación de descontento por la poca participación de las marcas en temas relevantes para los usuarios puede ser más fácil cuando muestre interés en apoyar la transición de ciertos momentos de vida.

Los consumidores expresan su deseo por tener una buena relación con las marcas, no deben ser “un sistema que también puede defraudar”. Una marca no te debe hacer enojar, te debe inspirar y las industrias están conociendo a sus consumidores desde esferas donde no los conocían para mejorar el diálogo publicitario. La relación con las marcas mejorará en un futuro, al final se necesitan 43 músculos de la cara para enojarte, mientras que para sonreír solo 17.