Este artículo tiene 68 vistas

Imprimir

Publicado en:

OMS se mantienen en alerta por rara enfermedad hemorrágica

La OMS lanzó la voz de alerta luego de que se dieran a conocer tres fallecimientos en Sudán del Sur por una enfermedad hemorrágica.

Fiebre amarilla_congo_angola_oms
Marketing Farmaceutico

La Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó la voz de alerta luego de que se dieran a conocer tres fallecimientos en Sudán del Sur, al parecer, por una enfermedad hemorrágica de origen vírico.

Los hechos habrían ocurrido en la región de Lagos, en el este del citado país, en donde hasta el momento no se han recogido muestras de los tres fallecidos. No obstante, autoridades de salud de Sudán del Sur han señalado que podría tratarse de ébolafiebre de Manburgo o fiebre amarilla.

La OMS también informó que las 60 personas que mantuvieron contacto con los fallecidos se encuentran aislados para detectar nuevos posibles casos.

De acuerdo con un comunicado de la organización de salud, las personas que perdieron la vida en diciembre a causa de la enfermedad hemorrágica son una mujer embarazada, un adolescente y un niño, los tres pertenecientes a la localidad de Yiro Oriental, sin que tuvieran vínculo entre sí. Las autoridades de salud de Sudán del Sur notificaron esta situación a la OMS el 28 de diciembre.

A través de un comunicado, se dio a conocer que el brote de fiebre hemorrágica viral detectado en el citado país podría evolucionar rápidamente; sin embargo, están a la espera de los resultados de laboratorio para dar una respuesta más acertada.

Cabe recordar que más de 11 mil 300 personas fallecieron entre 2013 y 2016 en GuineaLiberia y Sierra Leona a causa del peor brote de ébola registrado históricamente a pesar de los esfuerzos internacionales.

Por otra parte, una investigación publicada en la revista Journal of Infectious Diseases, dio a conocer que los sistemas inmunitarios de los individuos que sobrevivieron a la primera epidemia de ébola hace 40 años, podrían estar protegidos contra futuros brotes. Este hallazgo podría ayudar en los esfuerzos por desarrollar vacunas y fármacos para tratar el ébola.