Ser estudiante de medicina es uno de los retos más grandes que puede enfrentar una persona. Es un largo y arduo viaje, que retará tu entereza física, mental y emocional. Pero no tienes que enfrentar este desafío sin ayuda. Con estos consejos, podrás mantener tu salud (casi) intacta:

1Cuida de tu salud desde el primer día

El bienestar no es algo que se pueda posponer para “cuando haya tiempo”. Es importante que desarrolles el hábito de cuidar de ti mismo. Dentro de la medicina, no puedes rendir de forma adecuada si no estás bien en todas tus dimensiones. Incluso, corres el riesgo de sufrir un burnout.

2Mantén hábitos saludables

Para los estudiantes de medicina, la clave está en los pequeños detalles. Ejercicio. Ciclos de sueño adecuados. Dieta balanceada. Podría parecer que la carrera no deja tiempo para ninguno. Pero con un poco de esfuerzo, podrás alcanzar estas metas y, a cambio, mejorar tu salud.

3Arma un sistema de apoyo

La carrera de medicina puede hacerte olvidar del mundo exterior. Pero debes recordar que tienes amigos y familia que pueden ayudarte a resolver tus problemas. Incluso, si es necesario, la mayoría de las facultades tienen programas de bienestar y cuidado mental que puedes utilizar.

4Prioriza tu salud

En medicina, no es poco común ver profesionales que dan la vida por sus pacientes. Aunque es un sentimiento loable, a largo plazo tiene un alto precio. Establece los límites de tu bienestar y tu integridad física y mental. Se trata de encontrar un balance entre el mundo interior y exterior.

5Evita la soledad

Muchos profesionales de la salud pueden sentirse como lobos solitarios. Incluso desde que son estudiantes. Trata de socializar, aunque sea ocasionalmente, con amigos o compañeros de carrera. Este hábito puede ayudarte a mejorar tu humor y tu bienestar mental y físico general.

6Ten hobbies fuera de la medicina

También los profesionales de la salud merecen distraerse. No toda la vida del estudiante debe girar en torno a su carrera. Encuentra una actividad o pasatiempo que disfrutes. Te ayudará a descansar, divertirte y reducir el estrés. Procura hacerla, cuando menos, dos veces al mes.

7Aprovecha el poder de las apps

Hoy en día, para todo lo que puedas imaginar existe una aplicación móvil. Los estudiantes de medicina pueden buscar programas que los ayuden a mantener un buen estado de salud. Por ejemplo, para llevar una buena alimentación o monitorear el humor.