Médico, ¿sabes identificar cuando tu paciente te está mintiendo?

En ocasiones, los pacientes no son honestos al momento de responder los cuestionarios médicos, lo que afecta en la efectividad de los tratamientos.

0
299

Dentro de tus actividades diarias debes de estar en contacto con los pacientes que acuden a tu consultorio debido a que presentan un dolor o molestia, por lo que requieres de hacer breves revisiones y cuestionarios para ofrecer un diagnóstico indicado.

El problema, como lo puedes constatar en la práctica, radica en que muchas veces los pacientes no son del todo honestos al momento de responder tus preguntas, lo que provoca errores en la revisión y el tratamiento correspondiente.

Para evitar que eso te suceda, a continuación te compartimos cinco signos que muestran cuando una persona está mintiendo y los cuales te pueden ser de ayuda con tus pacientes.

1Respuestas lentas y elaboradas
Por lo regular, quienes mienten tienen que pensar en explicaciones innecesarias, lo que requiere de tiempo; mientras más rápidas e inmediatas sean las respuestas, es más probable que sean reales.

2El paciente se mantiene muy quieto
Otra señal para saber que tu paciente está mintiendo es que cambia su postura y se coloca en una posición rígida porque eso es una señal de que está nervioso y podría estar mintiendo al momento de responder tus preguntas.

3Repite palabras o frases
Producto del nerviosismo de que no está siendo sincero con sus respuestas, los pacientes mentirosos tienden a repetir frases o muletillas al momento de responder tus cuestionamientos.

4Corrigen detalles de sus respuestas
Cuando mienten, las personas tienden a mencionar historias incongruentes o con detalles que no coinciden, por lo que tienden a hacer correcciones constantes sobre detalles que acaban de mencionar.

5Se cubre la boca
Otra señal delatora es cuando el paciente se cubre la boca con las manos. De acuerdo con los psicólogos, esto sucede de forma automática cuando una persona no quiere enfrentar un problema o responder una pregunta. Cuando alguien coloca sus manos sobre sus labios, significa que no quiere revelarlo todo, o que simplemente no quiere decir la verdad.