Este artículo tiene 5.639 vistas

Imprimir

Publicado en:

Los médicos mexicanos y las plataformas digitales

El estudio Manhattan que se realiza en 28 países, incluido México, investiga y analiza las preferencias digitales de los médicos.

Regístrate gratis en la guía para el consultorio

Los médicos (también) se han visto favorecidos con la disponibilidad de la información científica en línea y con el ingreso de herramientas digitales que ayudan a simplificar los retos de cada día.

Como una clasificación especial de internautas, es necesario estudiar su consumo en la red a partir del uso constante de dispositivos, plataformas y fuentes de contenido. Es importante diagnosticar la preferencia de éstos en la práctica médica para así replantear o formular las ofertas que se hacen.

El estudio Manhattan que se realiza en 28 países, incluido México, investiga y analiza las preferencias digitales de los médicos, esto con la finalidad de detectar oportunidades de comunicación y tomar en cuenta el valor que tienen las plataformas digitales en su profesión.

En este estudio nos podemos dar cuenta que los médicos usan su smartphone para las siguientes actividades:  84 por ciento lo usa para calcular la dosificación del medicamento, 72 por ciento para ingresar a redes sociales profesionales, 69 por ciento para investigar la fórmula de los medicamentos y 63 por ciento para leer noticias médicas.

A la tablet le dan otro uso, el 74 por ciento la usan para leer artículos y abstracts y un 71 por ciento para ingresar a programas de educación médica continua.

Referente a las redes sociales enfocadas a su trabajo, tenemos que diariamente el 71 por ciento usa Whatsapp, el 31 por ciento Facebook y el 18 por ciento Google Plus. Sobre la composición de su red de contactos encontramos que el 70 por ciento de esa base son Médicos Key Opinion Leaders, 33 por ciento farmacéuticas y 27 por ciento productos.

Sabemos que los representantes médicos hacen la promoción de sus marcas en tablets, por lo que el médico consume el contenido comercial a través de este dispositivo y ellos mencionaron que prefieren la transmisión del mensaje en un slide show o PDF a diferencia de animaciones o videos. Referente a la información, el orden que desean es el siguiente: resultados (62 por ciento), comparativos (58 por ciento) y mecanismos de acción (49 por ciento).

Los videos han sido un formato muy exitoso en redes sociales y sitios web, los favoritos de los médicos son los relacionados a su formación médica continua (74 por ciento), resúmenes de lecturas y seminarios (55 por ciento) y los relacionados con la acción de la fórmula de los medicamentos en el organismo (42 por ciento).

Aún hay una gran oportunidad de afinar los contenidos y soportes que se les ofrece a los médicos, pero lo más importante es abrir aún más la puerta a investigaciones y experiencias clínicas con diferentes tratamientos en distintas poblaciones.

Los médicos también se están enfrentando a otro tipo de pacientes, si bien la parte tecnológica ha ayudado a cerrar la brecha, la información no puede ser interpretada sin la revisión personal a partir de los protocolos de los profesionales.

La democratización del contenido tiene una parte delicada. Un internauta está expuesto a diferentes puntos de vista y recomendaciones. Según la Asociación de Internet, nuestro promedio de conexión es de 8 horas con 1 minuto, de las cuales 2 horas con 58 minutos se destinan para redes sociales.

En México 1 de cada 20 consultas en Google son relacionadas con salud, esta aparente autosuficiencia nos lleva a encontrar otras estadísticas alarmantes: 9 de cada 10 personas acuden por medicamentos a una farmacia sin prescripción médica, siendo el 61 por ciento mujeres. En 5 de cada 10 personas el uso de algún medicamento es recomendado por un familiar y solo el 5 por ciento por un médico o profesional de la salud.

Es por eso que los médicos insisten en evitar la búsqueda de información, prefieren ser ellos mismos los que envíen el contenido y herramientas de acuerdo al tratamiento decidido. Incluso mencionan que por eso han abierto un canal de comunicación más como lo es el Whatsapp, aplicaciones que también los ha llevado a mejores evaluaciones o percepciones por parte de sus pacientes.