Los adolescentes y el cigarro electrónico

0
277

Con mayor frecuencia podemos observar a nuestros adolescentes usando el cigarro electrónico dando la impresión que es una moda propia de la socialización entre este grupo etario que va en aumento. En lo particular, han sido reiteradas las ocasiones en que los padres de familia me cuestionan sobre los riesgos en el uso y abuso de esta modalidad de tabaquismo.

La publicidad, sesgada por supuesto, habla de que se disminuyen los riesgos cancerígenos al estar inhalando principalmente nicotina lo cual disminuye o hasta elimina los riesgos de padecer cáncer pulmonar a largo plazo.

Empero, si hay algo incierto a la fecha es precisamente las consecuencias a largo plazo de esta moda ya que en realidad se detona su uso en los últimos dos años, por lo cual es imposible aseverar consecuencias futuras.

Durante la Conferencia Nacional y Exhibición de la Academia Americana de Pediatría llevada a cabo en Orlando, Florida del 2-6 de noviembre de este año tuve la oportunidad de asistir a la conferencia magistral “ Cigarro Electrónico: Una Crisis de Salud Pública” impartida por la Dra. Deepa Camenga de la Escuela de Medicina de Yale de la cual tomo los siguientes datos: de 2017 a 2018 el incremento de jóvenes usando cigarro electrónico incremento en un 75% al pasar de 11.7 % al 20.4% el número de preparatorianos que usaron dicho cigarro en el último mes, considerándose ésta la forma más popular de producto de tabaco usado por adolescentes.

Sabido es que la nicotina es altamente adictiva, asimismo, puede dañar el cerebro en desarrollo de los adolescentes ya que el mismo continúa su desarrollo hasta los 25 años. Se ha determinado que el joven que inicia el uso del cigarro electrónico tiene 3 veces mayor posibilidad de hacerse adicto al tabaco respecto aquellos que no lo usaron.

Además de la adicción que la nicotina provoca per se, al cigarro electrónico se le agregan sabores como el mentol, café, té, mango entre otros haciéndola aún más atractiva. Además no provoca irritación de la garganta por lo que el inhalar repetidamente no provoca incomodidad alguna. Por cierto hasta la fecha no está regulada la cantidad de nicotina que proveen las diferentes marcas comerciales pero si es un hecho que tiene mayor concentración que los cigarros tradicionales ya que se reportan hasta 59 mg de nicotina por mililitro.

Hay evidencia de que además de los problemas adictivos de la nicotina, la mayoría de los cigarros electrónicos contiene y emiten numerosas sustancias potencialmente tóxicas como es la inhalación de partículas ultrafinas en los pulmones, la exposición de metales pesados contenidos en estos cigarros como el níquel, plomo y estaño, así como la exposición a compuestos orgánicos volátiles, por lo que los efectos a la salud no están completamente determinados.

Taboola