Este artículo tiene 362 vistas

Imprimir

Publicado en:

Mujeres con una menor formación académica tienen una peor percepción de su salud

2 investigadoras españolas descubrieron que el estado de salud de las mujeres sin estudios es más pobre que en sus contrapartes masculinas.

resized_cac4e-05be1797italy
Regístrate gratis en la guía para el consultorio

En México sólo 16 por ciento de los jóvenes y adultos cuentan con una carrera o estudios de licenciatura, el porcentaje más bajo de entre los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

La situación es tan grave, que apenas 21 por ciento de los mexicanos de 25 a 34 años edad poseen un título universitario, cifra que se desploma hasta 12 por ciento cuando se trata de la población que se ubica entre 55 y 64 años. Lamentablemente la mayor parte de esta cifra son mujeres, quienes ganan lo que ganaban los hombres hace una década, según datos proporcionados por el INE.

Lo anterior no sólo ha provocado una falta de educación, sino también problemas a la salud. Dos investigadoras de la Universidad de Valladolid en España, llegaron a la conclusión que aunque las mujeres viven más tiempo que los hombres, la percepción que tienen sobre su estado de salud es más pobre debido a la precariedad laboral y las condiciones del hogar.

Hemos tratado de comprobar si existen desigualdades en la medida en que los hombres y las mujeres perciben su salud y si la educación superior ayuda a reducir la brecha de género en salud existente, precisan las investigadoras.

Para llevar a cabo el estudio, tomaron la Encuesta de Calidad de Vida del año 2012 para España y seleccionaron a personas entre 25 y 65 años, presumiendo que a partir de dicha edad ya se ha finalizado la formación académica. Después, midieron el efecto de la educación en la salud autopercibida para toda la muestra seleccionada y para hombres y mujeres por separado. También segregaron a las personas en función de su nivel educativo y comprobaron el efecto del género en la salud.

La conclusión reveló la importancia de promover la educación, ya que no solo incrementa el nivel de salud de la población en general, sino que también contribuye a reducir las desigualdades socioeconómicas de género en salud a lo largo del tiempo.

Por otra parte otro estudio llevado a cabo por profesionales del servicio de endocrinología y nutrición del Hospital Regional Carlos Haya reveló que las personas con estudios primarios o sin formación tienen más del doble de posibilidades de sufrir diabetes que la población con estudios universitarios porque, debido a su situación socioeconómica, sus hábitos son menos saludables y la prevalencia de la obesidad y la diabetes es mayor.