La Musicoterapia en la medicina

0
1176

COMO ADYUVANTE EN LA RECUPERACIÓN CLÍNICA

 

DEFINICIÓN DE MUSICOTERAPIA

Se tiene que es la utilización de música con fines psicoterapéuticos, ya que desde ella se brinda atención para asistir, contener y acompañar a los pacientes que necesitan realizar tratamientos médicos, clínicos, quirúrgicos, ambulatorios o con fines de internamiento para estudio, desde un abordaje especifico, la musicoprofilaxis que aporta una escucha original interviniendo con una metodología de trabajo particular a partir de cierto material sonoro y/o musical.

Es así como constituye una disciplina con el fin de desarrollar un fin terapéutico con un paciente o con un grupo de pacientes, lo cuales adoptaran como lenguaje y más allá de ello, como una herramienta de trabajo al material sonoro y a la música propiamente dicho, por lo que podemos definir como “Musicoterapia”:

“Al uso de la música y/o sus elementos musicales (sonido, ritmo, melodía y armonía) realizada por un musicoterapista calificado con un paciente o con un grupo clínico de pacientes en un contexto meramente pedagógico en el cual se pretende fomentar las relaciones de comunicación, aprendizaje, movimiento, y organización con fines terapéuticos relevantes, por lo que uno de sus objetivos es; restaurar las funciones del individuo de manera que el mismo pueda lograr una mejor interacción intrapersonal y/o interpersonal y consecuentemente una mejor calidad de vida a través de la prevención, la rehabilitación y tratamiento”.

 

LA MUSICOTERAPIA EN EL PACIENTE

Lo anterior tiene su fundamento en la esfera psicosocial del paciente, ya que la propia enfermedad y el proceso de hospitalización irrumpen en su vida generando grandes tensiones y estrés, así como ansiedad, temor, dolor, pérdida de autonomía, e incapacidad para realizar actividades habituales, por lo que la musicoterapia ofrece la posibilidad de tramitar el proceso de cura con integridad y dignidad, generando un ambiente sono-musical familiar, agradable y conocido para hacer frente a la realidad del tratamiento hospitalario de forma positiva desarrollando los aspectos resilientes del paciente.

Numerosos estudios clínicos dan reconocimiento clínico a los efectos de la música sobre las respuestas biológicas, como la frecuencia cardiaca, la presión arterial, la frecuencia respiratoria, el gasto cardiaco, el tono muscular, el sistema inmunitario y la producción de endorfinas, por lo que la música puede tener un efecto analgésico y disminuir los niveles de ansiedad y dolor, la tensión y el estrés, lo que posibilita a un menor uso de analgésicos, anestésicos y a un menor tiempo de recuperación colaborando en el tratamiento de nuestros pacientes.

Entonces tenemos que la musicoprofilaxis además de ser impartida por un profesional en dicho campo es así como ofrece un espacio para elaborar a través de la música aquello que obstaculiza el proceso de cura y el acto médico promoviendo que el paciente pueda desarrollar y disponer de recursos subjetivos propios para afrontar el tratamiento, lo cual le permitirá alcanzar y/o reestablecer el estado de salud deseado y posible, pues dado que desde esta disciplina se busca evitar que las circunstancias de la enfermedad y/o la intervención quirúrgica se vuelvan traumáticas, para ello se procura que el proceso que atraviesa el paciente no quede aislado de la trama vivencial, sino que pueda integrarse en la evolución de su patología orgánica de manera positiva.

Por lo que deducimos que en tratamientos clínicos y quirúrgicos, el acompañamiento de la musicoprofilaxis colabora en el afianzamiento de la relación médico-profesional, así como en la disminución de los niveles de estrés angustia, ansiedad, miedo y dolor, que suele representar un obstáculo en la ejecución de la intervención médica.