Desde 1991 se celebra El Día Mundial de la Diabetes. Su objetivo principal, como todas las fechas de su tipo, es generar conciencia entre la población sobre los efectos de la enfermedad. Particularmente en México es muy importante, ya que la condición se ha posicionado como la segunda causa de muerte a escala nacional.

A escala internacional, la diabetes también es una de las grandes epidemias del futuro. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha estimado que para 2030, se convertirá en la séptima causa de muerte en todo el planeta. A pesar de haber cientos de millones de pacientes desde tan temprano como 1980, su incidencia se ha cuatriplicado en solo 30 años. 

También cabe recalcar que la diabetes tiene un fuerte nexo con otras enfermedades. Por ejemplo, los pacientes que sufren de esta condición son más propensos a infartos al miocardio y ataques cerebrovasculares. Igualmente, la obesidad es aceptada como un factor de riesgo importante para su incidencia. Por otro lado, en los casos más graves, la neuropatía y bajo flujo sanguíneo en pies fomentan la aparición de úlceras. Si éstos últimos padecimientos no se tratan, el paciente puede correr el peligro de sufrir la amputación de sus extremidades.

Se trata, pues, de una enfermedad con múltiples consecuencias de salud fuera de la incapacidad de procesar el azúcar en la sangre. En especial, la diabetes tiene consecuencias importantes en el funcionamiento del hígado. De hecho, como aprenderás con la siguiente infografía, puede provocar padecimientos como hígado graso, cirrosis y hasta cáncer hepático:

Taboola