Este artículo tiene 197 vistas

Imprimir

Publicado en:

Expertos afirman que el reloj biológico y la supresión de proteínas ayudarían a combatir el cáncer

La investigación descubrió que el reloj biológico junto a la supresión de las proteínas RAS, INK4a y ARF juegan un papel fundamental contra el cáncer.

experimentos-realizaron-Universidad-Charite-Berlin_MILIMA20171209_0043_8
Regístrate gratis en la guía para el consultorio

Con el objetivo de encontrar nuevos caminos que ayuden a combatir el cáncer, una de las enfermedades más mortales y de mayor incidencia en la actualidad, de manera constante se realizan estudios y trabajos alrededor del mundo, pero una de las investigaciones más recientes llegó a la conclusión de que algo natural como el reloj biológico del cuerpo humano podría ayudar a suprimir o al menos controlar el desarrollo de los tumores.

Al respecto, el estudio fue desarrollado por científicos de la Universidad Charité (UC), ubicada en Alemania, y de acuerdo con un ensayo realizado en ratones de laboratorio se observó que gracias a que el reloj biológico se sincroniza con los ciclos ambientales de luz y oscuridad para regular el metabolismo, la reparación del ADN y el ciclo celular, entonces cuenta con el potencial de actuar como un supresor tumoral.

En este caso, la investigación también descubrió que la supresión de las proteínas RAS, INK4a y ARF producían una diafonía entre el reloj biológico y el ciclo celular, lo que se piensa puede ayudar al cuerpo a suprimir los tumores.

En ese sentido, la Dra. Angela Relógio de la UC y quien encabezó la investigación, comentó la forma en que actúa el reloj biológico ante la enfermedad.

Según nuestros resultados, nos parece que el reloj biológico actúa como un supresor de tumores. Uno no puede dejar de preguntarse si la interrupción del ritmo circadiano debería incluirse como el próximo sello distintivo potencial del cáncer. El reloj se sincroniza con los ciclos ambientales de luz y oscuridad; además, ayuda a orquestar patrones metabólicos y de comportamiento como los ciclos de descanso y otras actividades del cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *