Este artículo tiene 142 vistas

Imprimir

Publicado en:

El seguimiento de los fármacos

Aunque los fármacos y su consumo se encuentran cada vez más controlados gracias a la tecnología, los errores en su administración siguen ocurriendo.

Regístrate gratis en la guía para el consultorio

Cuando ingresamos a un hospital todo proceso es registrado, toda operación, todo material usado durante la misma, toda sustancia empleada, todo… Entonces, ¿por qué continúan surgiendo errores por los fármacos?

Cada vez los fármacos se encuentran más monitoreados, particularmente a raíz del conocido caso de los Tylenol contaminados, caso que derivó en la implementación de sellos de seguridad en los envases de las medicinas. De hecho, este caso provocó que prácticamento cualquier alimento empaquetado requiera un sello de seguridad.

Así como se puede rastrear y localizar cualquier producto medicinal hasta antes de su venta a las farmacias y otros despachadores, ¿no sería ideal contar con un registro más preciso (tanto cualitativo como cuantitativo) para una mejor administración de los medicamentos dentro de un hospital?

Hoy en día se utilizan softwares en los hospitales más modernos del mundo como el Vall d’Hebron o el Hospital Universitario Corporació Parc Taulí, esto con el objetivo de poder mantener un resgistro de todo lo relacionado con los fármacos. Asimismo, en México también existen softwares que ya operan en hospitales privados como Sedna Hospital, Swiss Hospital o públicos como HRAEI Ixtapaluca. Todo gracias a los softwares para hospitales (Electronic Health Records) que funcionan en la nube y pueden integrarse con otros softwares modernos.

Como muchos sabemos, algunos medicamentos pueden ser “inofensivos”, mientras que otros tantos (sobre todo dentro de los hospitales), en dosis erróneas, pueden derivar en un sinfín de repercusiones para el paciente. El software se basa en mantener un registro de todo insumo farmacéutico, desde su ingreso al hospital y hasta el momento en que se administra, esto incluye material como viales, envases, etc.

Sus beneficios también pueden ser de calidad, pues conlleva una interacción constante con el doctor o profesional de salud que esté administrando estos medicamentos. Esto para que el administrador esté seguro de lo que está dando al paciente y si hay cualquier tipo de desfase o error el proceso pueda parar y se pueda llamar la atención antes de causar algún daño.

Todo esto es relevante en términos de seguridad, pues todo tipo de fármaco y material que se administra suele ser en pequeñas cantidades, lo cual evita sobredosis, así como la administración de fármacos erróneos o caducos.

El contar con una forma para rastrear materiales y medicamentos de inicio a fin parece ser una forma de optimizar las dosis que se administran y, sobre todo, puede brindar muchísima seguridad a los pacientes al saber que todo está bien calculado y observado. En una era de tecnología donde todo movimiento se registra más detalladamente, esto podría sonar innecesario o irrelevante, pero en términos de salud, la seguridad es primero.