Este artículo tiene 132 vistas

Imprimir

Publicado en:

35 por ciento de las mujeres mexicanas con epilepsia presenta complicaciones durante el embarazo

El trabajo del médico es muy importante para evitar cualquier complicación en la salud de la madre o del producto.

mujer-embarazada
Marketing Farmaceutico

Actualmente la Secretaría de Salud (SSa) estima que existen 2 millones de personas con epilepsia en nuestro país, de las cuales el 20 por ciento son mujeres y dentro de los diversos efectos negativos que esta condición puede provocar en su salud se encuentran dificultades durante el embarazo, lo cual sucede en el 35 por ciento de los casos.

Lo anterior fue descrito por la Dra. Elvira Castro Martínez del Hospital General “Manuel Gea González“, quien agregó que en las mujeres con epilepsia que busquen embarazarse, el apoyo médico y seguimiento durante todo el procesos es fundamental para prevenir cualquier tipo de contratiempo.

Es importante mencionar que aunque alrededor de 65 por ciento de las mujeres con epilepsia lograrán tener un embarazo sin mayores problemas, en el resto de los casos sí existen diversos riesgos que pueden poner en peligro tanto la vida de la madre como del producto, por lo que el trabajo del médico es indispensable.

Respecto a la salud de la madre, la especialista afirmó que en la mayoría de los casos se deben recetar fármacos, aunque la dosis varía porque cada embarazo es diferente. Asimismo, lo óptimo es que desde antes que una mujer con epilepsia desee embarazarse, primero acuda con su médico para que se analice su grado de enfermedad y su historial clínico.

Acerca de este punto, es muy importante para los profesionales de la salud el mantener un control de los medicamentos para evitar la polimedicación como suele ocurrir en pacientes ancianos, de acuerdo con lo denunciado el año pasado por la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC).

Por otra parte, respecto a la salud del bebé en formación, Castro Martínez señaló que a causa de las crisis epilépticas de la madre se podría producir un trauma abdominal, trauma uterino o hematomas, baja frecuencia cardíaca fetal y retraso en el crecimiento uterino, entre otros problemas.