Doctora, si eres médico emprendedor, ¡hazte notar!

0
52

Aunque nos cueste trabajo aceptarlo, la realidad es que la sociedad actual todavía conserva muchos tintes tradicionales machistas, de modo que aunque las doctoras tengan los mismos años de preparación que sus homólogos masculinos, pueden llegar a enfrentar cierta displicencia por parte de servidores públicos, proveedores, colegas y empleados, en fin, el contexto habla por sí mismo pero, para que puedan destacar al igual que cualquier médico emprendedor, las profesionales de la salud podrían incluir ciertas medidas que garanticen hacerlas notar de forma positiva, como estas:

Ser asertivas y competitivas

Aunque ambas características suelen ser bien vistas en líderes masculinos, al asociarse con mujeres pueden llegar a mal interpretarse como simple rebeldía, pero una mujer segura de sí misma siempre estará preparada para nada contra la corriente y perseguir la meta que se ha fijado.

Ser concretas

Debido a nuestra natural forma de asociar los sentimientos a la vida cotidiana las mujeres solemos omitir que los hombres ven las cosas desde el ángulo opuesto, ya que desde pequeños habitualmente les enseña a ocultar, o por lo menos, intentar ignorar este aspecto. ¿Cuántas veces no se le dice a los niños “deja de llorar que pareces nena”? Pues bien, este es sólo un indicio de la carga cultural que debe enfrentarse en el entorno laboral.

Así las cosas, la mujer que se visualiza como médico emprendedor tiene que aprender a expresarse de forma más concreta y, además, cambiar frases como “yo siento que…” por “yo pienso que..”, por ejemplo, pues cabe recordar que en su papel de líder del equipo de trabajo tiene que ser lo más clara y concisa posible al dirigirse no sólo a médicos, también a proveedores, gente de intendencia y demás personal administrativo del consultorio, clínica u hospital.

Ser fuertes

La fortaleza radica en saber caer y levantarse, aprender de cada uno de los errores y fracasos que puedan presentarse en la empresa de la salud que se ha establecido, llámese consultorio, clínica u hospital. Por tanto, sin importar lo que la gente pueda pensar, habrá que tropezar, aprender y tomar decisiones, pero siempre enfocadas a satisfacer las necesidades de los pacientes, para quienes se ha tomado un preparación de años.

Lejos quedó la idea de que ser mujer demanda ser linda y pasiva, en un mundo tan competitivo como el actual, lo primero es hacerse notar en el mar del médico emprendedor.

Imagen: Shutterstock

Taboola

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja tu comentario
Ingresa tu nombre