El diagnóstico temprano del cáncer es crucial para su tratamiento. En toda neoplasia, detectar los tumores lo antes posible mejora por mucho la expectativa de vida de los pacientes. Sin embargo, encontrar un método eficaz y barato para lograr esta meta es un reto considerable. Varias opciones se han propuesto en los últimos meses, pero apenas ahora surge la más prometedora.

Se trata de una prueba creada por la Universidad de Queensland, Australia. La herramienta, según el documento en Nature Communications, puede detectar el cáncer rápidamente. En específico, en menos de 10 minutos. Los expertos consiguieron esta proeza tras encontrar una particularidad de los tumores. Su ADN asume una estructura única al entrar en contacto con agua.

Un método experimental con gran futuro para el combate del cáncer

Esta prueba para detectar el cáncer todavía está en su fase temprana. De hecho, todavía no ha sido probada en modelos humanos. Sin embargo, los resultados en pruebas in-vitro son prometedores. Matt Trau, autor líder del estudio, afirmó que el método tiene un 90 por ciento de precisión. Hasta ahora, se ha probado en más de 200 muestras sanguíneas y de otros tejidos.

Descubrimos que las moléculas de ADN del cáncer forman nanoestructuras 3D completamente diferentes a las del ADN normal [cuando entran en contacto con el agua]. Se trata de un hallazgo que cambia por completo el paradigma. Nos permitirá un nuevo acercamiento al diagnóstico de tumores. Además, podremos hacerlo sin terapias invasivas y con cualquier tejido, incluso sangre.

Trau señala que este hallazgo podría ser el primer paso de una nueva generación de dispositivos. Estas herramientas podrían ser baratas, portátiles y trabajar con el apoyo de smartphones. Por el momento, este sistema es capaz de detectar cáncer de mama, próstata, colon y linfomas. Sin embargo, los expertos confían que se pueden replicar los resultados con otras enfermedades.

La prueba utiliza partículas de oro. Éstas se ligan a la estructura del ADN del cáncer cuando entra en contacto con el agua. Este cambio molecular provoca una alteración visible en la coloración del tejido. Así pues, se puede detectar rápidamente la presencia de tumores. El siguiente paso del equipo es determinar qué tan temprano se puede detectar la enfermedad en humanos. Asimismo, se quiere identificar cuáles tejidos son los más eficaces para realizar la prueba.

Taboola