Entre las herramientas digitales que más influencia tienen hoy en día, están las redes sociales. En el sector salud pueden servir como un motor para la difusión de información. Entre el público en general, sirven para facilitar la comunicación y el contacto con el mundo. Sin embargo, cada vez más estudios revelan que tienen importantes afectaciones en la salud mental.

Una investigación de la Sociedad Real para la Salud Pública de Reino Unido (RSPH) se dio a la tarea de analizar sus efectos. Específicamente, monitoreó sus consecuencias en el bienestar general y la salud mental de los jóvenes. La conclusión más importante es que, de las principales redes sociales, solo Youtube tiene un efecto neto positivo. Sin embargo, su aportación tampoco es muy alta.

Redes sociales, una mala combinación de ventajas y desventajas

De acuerdo con la RSPH, hay varios efectos negativos que podrían surgir del uso de redes sociales. Depresión, ansiedad, falta de sueño, insatisfacción con la imagen corporal, cyberbullying y el miedo a perderse algo son las más graves. En contraparte, los beneficios más importantes son el acceso a información de salud, soporte emocional, formación de la identidad, y el fortalecimiento de relaciones personales.

Para cada red social, la RSPH estimó su impacto en estas categorías. Youtube proporciona un bienestar neto positivo, pero con un margen muy limitado. Twitter, Facebook, Snapchat e Instagram, por el contrario, empeoran la vida de los jóvenes. La peor es ésta última, con una puntuación negativa muy superior a la de las otras plataformas.

Youtube sobresale por encima de las demás redes sociales por dar acceso a información de salud. Además, permite tener un profundo sentido de construcción de comunidad. Sin embargo, supera a Facebook en su impacto negativo sobre los periodos de sueño. También tiene afectaciones menores en otras áreas, pero ninguna muy severa.

Twitter, por su parte, permite un alto grado de expresión personal. A cambio, provoca altos niveles de bullying y miedo a perderse algo. Facebook resalta por el soporte emocional que obtienen sus usuarios, pero tiene efectos negativos similares a la plataforma de microblogging. Finalmente, Instagram es de las redes sociales que más insatisfacciones con la imagen corporal generan.

Taboola