Coxsackie ataca México de nuevo: Hidalgo suspende clases

Para evitar nuevos casos de coxsackie entre la población infantil de la comunidad, se podrían suspender las clases en Tulancingo, Hidalgo, por hasta 15 días

0
818

Desde mediados del año pasado, el virus coxsackie ha sido un problema para las autoridades públicas, específicamente los gobiernos locales y la Secretaría de Salud federal (SSa). Entonces, se detectaron casos en Tlaxcala, Oaxaca, el Estado de México, Querétaro, Zacatecas, Tamaulipas e Hidalgo. En ésta última entidad, se ha vuelto a desatar un brote de la enfermedad

Autoridades sanitarias de Tulancingo, Hidalgo, reportaron nuevos casos de coxsackie en la entidad. David Armando Aguilar Pérez, director de la jurisdicción regional, informó de 11 casos entre niños de preescolar y preprimaria. De acuerdo con el funcionario, todos los niños asisten al mismo edificio a clases, por lo que suspenderá actividades por hasta 15 días.

El funcionario afirmó que la suspensión de clases es para evitar más casos de coxsackie. Se pretende también realizar una limpieza integral del plantel y determinar las causas del brote. Además de las instalaciones, también se revisará el mobiliario dentro de la construcción. Los 11 niños afectados están inscritos a escuelas diferentes, pero que comparten su locación.

Brotes adicionales de coxsackie

Rubén Hernández, subdirector regional de educación en Tulancingo, informó de otros 10 casos de coxsackie en otra escuela primaria. Sin embargo, descartó que fuera necesario suspender clases en este plantel. Sin embargo, sí apuntó que se investigarán los casos de niños enfermos. También se pretende realizar una limpieza similar a la de las otras dos instituciones.

Aguilar Pérez pidió a los padres de Tulancingo estar al pendiente de fibre, dolor de cabeza y vómitos en sus hijos. Apuntó que, si se detecta a tiempo, el coxsackie puede curarse y no causar mayores complicaciones. También solicitó a la población en general no automedicarse ni generar especulación. Refirió que es preferible acercarse a los centros de salud que propagar rumores sobre la enfermedad.

Querétaro también experimentó un súbito brote de coxsackie a finales de septiembre pasado. Entonces, la SSa confirmó la presencia del virus en al menos cuatro niños. Desde 2017, autoridades de salud federales y estatales han emprendido campañas informativas para prevenir la transmisión de la enfermedad. A pesar de ser fácilmente controlable, el virus es particularmente contagioso, en especial entre niños de cinco años.