Este artículo tiene 112 vistas

Imprimir

Publicado en:

¿Cómo puedes evitar a los pacientes morosos?

El trato con pacientes morosos no siempre es fácil; sin embargo, siempre tendrás la libertad de decidir atenderlo o no.

Upset Adult Female Doctor Shredding Some Medical Papers While Sitting at her Office.
Regístrate gratis en la guía para el consultorio

Ninguna empresa prestadora de servicios, incluyendo los consultorios médicos, está a salvo de los famosos clientes morosos. Posiblemente alguna vez hayas atravesado por una mala experiencia en la gestión de cobros con uno o varios pacientes.

Estos problemas suelen ocurrir con frecuencia y los pretextos suelen ser varios para no pagar al instante:

  • Que pagará sin falta al terminar el tratamiento.
  • Que se le olvidó la cartera y que mañana pasa a pagar sin falta.
  • Que acaba de llegar de viaje y que en su cartera sólo trae libras esterlinas.

Este tipo de pacientes mal pagadores se han clasificado como unos evasores profesionales de pagos, con bastante experiencia y mal intencionados. Por ello es muy importante que hagas una “radiografía” de este tipo de clientes antes de continuar con la relación médico-paciente para evitar esta clase problemas.

¿Cómo evitar a los pacientes morosos?

Es necesario que antes de atender a un paciente, le aclares de forma detallada los contratos, protocolos y normas de actuación de las formas de cobro antes de prestar tus servicios.

Sin embargo, también existe la posibilidad de que al terminar el servicio médico, el paciente simplemente informe que no puede pagar o sencillamente, que no desea hacerlo. Esto puede resultar ser una mala experiencia para ti pues terminarás interpretando el papel de “cobrador” ante este tipo de pacientes morosos.

Por lo tanto, es necesario firmar un contrato de prestación de servicios si detectas que tu cliente es un mal pagador, o deberás determinar algún mecanismo de prepago o pago semanal que te garantice el cobro de tus honorarios justamente pagados.

Si deseas cortar de raíz tu relación con este tipo de pacientes:

  • Realiza una llamada telefónica o envía un correo electrónico en el que señales que expliques la situación y dejes claro que en adelante, ya no volverás a prestarle ningún tipo de servicio.
  • No culpes al paciente de la situación, sólo limítate a explicar que su relación médico-paciente no funciona.
  • Si el paciente pagó una parte del servicio pero se niega a pagar el restante, es posible que debas consultar a un asesor legal.

El trato con los pacientes no siempre es fácil, por siempre tendrás la libertad de decidir atenderlo o no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *