A partir del pasado 1 de enero entró en vigor la medida que prohibe el uso de hisopos entre la población de Francia.
Estas tres empresas emergentes se encuentran desarrollando tecnología con la capacidad para atender eficazmente la pérdida de audición.