El avance de la tecnología ha cambiado para siempre al paciente, pero también nos ha provisto de nuevas herramientas para hacer marketing.