Este artículo tiene 238 vistas

Imprimir

Publicado en:

4 tips para que las distracciones no afecten el trabajo del médico

Tus tareas diarias en el consultorio pueden causar que de vez en cuando pierdas la concentración; no dejes que esto afecte tu trabajo.

Doctor listening to patient with concentration, sitting at desk in office.?
Regístrate gratis en la guía para el consultorio

Tus tareas diarias en el consultorio, o en donde sea tu lugar de trabajo, pueden causar que de vez en cuando pierdas la concentración de lo que tienes que hacer.

En ocasiones con elaborar una lista de pendientes o mantener en orden tu espacio de trabajo puede bastar para mantenerte concentrado. Sin embargo, sabemos que existen personas más distraídas que otras por lo que necesitan medidas más eficaces para adquirir un verdadero compromiso profesional y llevar a buen puerto los objetivos de la empresa de salud. Toma en cuenta los siguientes consejos:

Termina lo que empiezas

  • Antes de empezar con una tarea nueva, cerciórate de que en realidad terminaste lo que empezaste con anterioridad y que el proceso continúe de acuerdo con las disposiciones de la empresa donde trabajes.

Comprométete con los tiempos de entrega

  • Si debes realizar tareas administrativas, antes de empezar con un proyecto, comprométete a terminarlo bajo un tiempo estricto y cúmplelo. De esto se trata la administración de tiempos, lo cual te ayudará a ahorrar tiempo para adelantar otros pendientes.

Toma pausas para descansar

  • Si te encuentras en medio de una tarea difícil de resolver, tómate un tiempo para descansar. Sal a caminar, consume un refrigerio o bebe un poco de té o café. Esto te ayudará a comprender las cosas desde otro ángulo pero tomando en cuenta que tienes un plazo de entrega.

No abuses del uso de gadgets

  • Los smartphones, tablets, computadoras y demás gadgets son los principales distractores dentro de las empresas. Si eres fan de la tecnología, cuida que ésta no interrumpa tu trabajo para que puedas terminar con tus pendientes puntualmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *