Este artículo tiene 36 vistas

Imprimir

Publicado en:

Ensayo clínico demuestra eficacia en el tratamiento de pacientes con DMAE

La terapia genética experimental demostró que resulta ser un tratamiento eficiente para preservar la vista en pacientes con DMAE.

Un pequeño ensayo clínico experimental elaborado por un grupo de investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins (JHU), en la ciudad de Baltimore, Maryland, Estados Unidos, demostró servir con un alto grado de eficacia y eficiencia en el tratamiento de pacientes con DMAE (Degeneración Macular Asociada con la Edad) humeda.

En este orden de ideas y conforme a la información materializada en un artículo publicado por ele diario español La Razón, los científicos de la JHU descubrieron que la terapia genética experimental que se basa en el uso de un utiliza virus para introducir un gen terapéutico en el ojo es efectiva en la conservación de la capacidad visual en este tipo de personas.

La DMAE en cifras

Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) presentados en el año 2012 permitió ubicar a la DMAE entre las principales patologías oculares de acuerdo con la siguiente estadística.

170517dmae

A pesar de gozar un ocho por ciento de las patologías más comunes, es una de las condiciones cuya complicación en el tratamiento se traduce en la ceguera para los pacientes que la sufren a escala global. Por esa razón, la investigación científica en este rubro es fundamental para encontrar opciones que beneficien la calidad de vida de estas personas.

Efectos de la DMAE

En los Estados Unidos, la DME es una de las principales causas de pérdida de visión en la población, afectando a un estimado de 1.6 millones de personas en todo el territorio norteamericano.

En este contexto, la enfermedad ese distingue por el crecimiento de vasos sanguíneos anormales que filtran líquido en la parte central de la retina; es decir, en la macula, que utilizamos para:

  • Leer;
  • Conducir; y,
  • Reconocer rostros.

Nueva Terapia (sFLT01)

Los resultados de este trabajo de investigación fueron publicados este martes en The Lancet y se distingue por la utilización de un virus, similar al que ocasiona el resfriado común, para ser el portador de un gen inyectado en el ojo. El virus modificado en el laboratorio para que no transmita la enfermedad, es el vehículo que lleva al gen que ha demostrado un beneficio en el tratamiento de pacientes con esta enfermedad.

En este sentido, el virus penetra en las células de la retina y deposita dicho compuesto, que convierte las células en fábricas para producir una proteína terapéutica llamada sFLT01.

Al respecto, el doctor Peter Campochiaro, profesor de Oftalmología en la Escuela de Medicina de la JHU, explicó que este ensayo permitió observar que las proteínas terapéuticas salen del ojo en el transcurso de un mes, por lo que los pacientes con DMAE húmeda, por lo general, necesitan volver a la clínica para someterse a más inyecciones cada entre seis a ocho semanas con el fin de evitar la pérdida de la visión.

Este estudio preliminar es un paso pequeño pero prometedor hacia un nuevo enfoque que no sólo reducirá las visitas médicas y la ansiedad e incomodidad asociadas con inyecciones repetidas en el ojo, sino que puede mejorar los resultados a largo plazo debido a que se necesita una supresión prolongada de VEGF para preservar la visión y es difícil de lograr con inyecciones repetidas porque la vida a menudo se interpone en el camino.


 

Te recomendamos leer: “Licuado hipersónico, un gran avance en la cirugía ocular de vítreo y retina”

 

Imagen: Commons

Guia para el consultorio 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *