Este artículo tiene 113 vistas

Imprimir

Publicado en:

¿Solo o acompañado? 5 claves para elegir al socio correcto

Los desacuerdos entre co-fundadores son habituales y pueden ser la punta de lanza para hundir una empresa, incluso una de salud.

Two men connect two puzzle pieces. Sunset sky. Concept of business solution, teamwork, solving a problem, challenge

Los desacuerdos entre socios son habituales y pueden ser la punta de lanza para hundir una empresa, incluso antes de que ésta comience a dar sus primeros frutos. Por tal razón, si estás por abrir una empresa de salud con ayuda de uno o varios colegas, es necesario que lo pienses dos veces y que tomes en cuenta estas cinco sugerencias para evitar problemas entre socios:

No compartas todo tu capital

  • Ten cuidado de no compartir todo tu capital (dinero, recursos o información), pues de hacerlo estarías entregando parte de tu empresa. Podrías suponer que tu socio es una persona de bien que jamás pensaría en escapar con tu capital, pero como en este mundo todo es posible, no te confíes y sé cuidadoso. Procura que en el contrato se especifique que ambos compartirán los gastos, de esta manera tu socio no podrá lavarse las manos en caso de las cosas no funcionen como tenías pensado.

Firmen un contrato por escrito

  • En una sociedad empresarial todos los detalles deben quedar definidos con claridad y cada uno de ellos debe estar por escrito y firmado por cada uno de los socios. Es preferible que al hacerlo se encuentre presente un abogado con amplia experiencia en este tipo de casos, el cual debe ser elegido por ambas partes para evitar favoritismos.

No olviden una estrategia de salida

  • Una sociedad empresarial puede asemejarse a un matrimonio, por lo que deberás contar con un contrato prenupcional por si las cosas salen mal. En dicho acuerdo, tú y tu socio deberán definir los términos de salida por si alguien de los dos “decide bajarse del barco”. También deberían considerar la opción de que alguien de los dos compre el resto de la empresa siempre y cuando la otra parte se beneficie con esta acción.

Tengan cuidado con la amistad

  • Unas vez más, tu sociedad funciona como un matrimonio. Realmente son pocas las ex parejas que continúan siendo amigos después de romper su enlace matrimonial. Pues lo mismo pasa entre los socios. Y aunque puede ser atractivo emprender un negocio con tus amigos, muy pocos socios continúan manteniendo su amistad después de que las cosas no llegaron a buen fin.

Y lo más importante:

¿Por qué elegirías a un socio potencial?

  • Antes de elegir, primero debes hacer un análisis de quiénes podrían convertirse en tus socios. Piensa en por qué desearía participar contigo y por cuánto tiempo; cuál es su experiencia en el rubro de la salud; qué aportará a tu clínica (conocimientos, capital, contactos, clientes); cuáles son sus expectativas.
Guia para el consultorio 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *