Este artículo tiene 24 vistas

Imprimir

Publicado en:

Relación médico-paciente supera odios ancestrales

En el máximo secreto posible, médicos israelíes se convierten en “cómplices” de pacientes sirios heridos en guerra.

Enfermo-Teminal-Paciente-Grave

Enclaustrados en un búnker, en el máximo secreto posible, médicos israelíes atienden a pacientes sirios heridos en guerra.

Los pacientes que prefieren ocultar su identidad y su paso por un país considerado enemigo, son atendidos en instalaciones subterráneas del Centro Médico Galilea en la localidad costera de Nahariya, al norte de Israel, antes de regresar a sus lugares de origen.

Bajo vigilancia permanente del ejército israelí reciben tratamiento los pacientes sirios en distintos hospitales del norte, donde se ha ayudado a unos 3 mil desde hace cuatro años, confirmó un portavoz militar a la agencia de noticias EFE.

Eyal Sela, director de otorrinolaringología y cirugía de cara y cuello del mencionado centro hospitalario, explicó a los periodistas que la labor de los médicos no se limita a la recuperación de los pacientes, pues una vez que son dados de alta y vestidos con ropa comprada en Jordania para regresar a sus poblados, los galenos deben ocuparse de borrar todo signo de su paso por Israel cuidado que las prótesis empleadas para reconstruir sus heridas de guerra no conserven rastro.

El especialista ha destacado que la relación médico-paciente desarma los estereotipos de países enemigos, pues gracias a ella los individuos son capaces “de contactarse como personas, aunque hayamos sido educados como rivales”.

Los soldados mezclados con el personal médico, reportó EFE, evitan que los pacientes proporcionen información acerca de su procedencia, cómo fueron trasladados a Israel, e impiden a los periodistas obviar datos que permitan identificarlos.

Aunque Israel ha asegurado que ayuda a estas personas por razones humanitarias, sirios de los Altos de Golán opinan que es una maniobra encubierta para ayudar a grupos armados de la oposición, incluidos terroristas.

Por su parte, Sharon Mann, representante de relaciones del hospital, sostiene que la mayoría de los pacientes son mujeres y niños, aunque los periodistas de EFE han asegurado que en gran parte son hombres en edad de combatir.

Imagen: Bigstock

Recibe las noticias diarias del sector salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *