Este artículo tiene 391 vistas

Imprimir

Publicado en:

¡Oh no!, ¿voy a esperar cuánto tiempo para ver al doctor?

Tener que esperar es una de las tareas más difíciles que debe cumplir todo paciente, especialmente cuando el médico no pone de su parte.

Todos tenemos historias de horror en lo que se refiere a la sala de espera. Un número interminable de quejas por parte de pacientes que no estás satisfechos o remotamente contentos con sus médicos, pero no porque no tengan un buen tratamiento o porque sean negligentes. Se encuentran furiosos porque los hacemos esperar de más.

A continuación te compartimos 4 simples estrategias que ayudarán a mitigar los retrasos en tu consultorio:

Nunca agendes pacientes a la hora en que abres tu consultorio

Si todo el mundo llega a las 8 de la mañana, incluyendo los pacientes, te garantizo que vas a iniciar tu día con un retraso que se perpetuará por el resto del mismo.

Investiga cuánto tiempo te tomas desde que el paciente llega hasta el momento en que entra a tu sala de exploración, esto te ayudará a marcar la pauta sobre cuanto tiempo necesitas en realidad.

Particularmente nosotros nos damos media hora entre la apertura del consultorio y el primer paciente. Este pequeño lapso nos ahorra mucho tiempo el resto del día, brindándonos espacio para atender correos, recados y algunos otros pendientes.

Explica a tus pacientes el motivo de tu retraso y discúlpate

En todos los consultorios existen urgencias y contratiempos inesperados. Los pacientes lo saben, pero al explicarles y mantenerlos al tanto les estás haciendo saber que valoras su tiempo, lo cual reducirá el nivel de frustración en buena medida.

Generalmente cuando agendamos pacientes tratamos de acomodar a los que tienen que ser vistos con mayor urgencia. Si al momento de concertar la cita (si es el mismo día) les explicamos que los vamos a acomodar entre pacientes y habrá que esperar un poco, se establece la expectativa y se ahorran los corajes.

Siempre mantén a tus pacientes al tanto. Ante el caos nada resulta más efectivo que asomarse a la sala de espera y ofrecer una disculpa. Si estás muy retrasado puedes ofrecerles la oportunidad de reagendar su cita o esperar a que puedas atenderlos.

Ahorra tiempo antes de que el paciente llegue a tu consultorio

Puedes ahorrarle alrededor de 15 minutos de espera a un paciente de primera vez si le otorgas todos los formatos que debe de llenar de forma anticipada.

Existen varias formas de lograr lo anterior. Puedes subir tus formatos de pacientes de primera vez y las respectivas instrucciones para su visita en tu sitio web, o bien, puedes hacer que tu equipo les haga llegar los formatos por correo electrónico o algún otro medio digital.

Mantén a tus pacientes entretenidos

Existen muchas formas de hacer el tiempo de espera de tus pacientes más placentero, y un espacio de tiempo en que se sientan “ocupados” se percibe como un tiempo más corto. En nuestro caso, después de experimentar con varias cosas optamos por ofrecer internet y películas para los niños. También resulta provechosos darles una hoja donde los pacientes puedan escribir sus dudas y objetivos para la visita de ese día.

Todos nos encontramos sujetos a tiempos que a veces resultan imposibles de respetar por diversas razones, las cuales en la mayorías de las ocasiones son motivos propios de la práctica. Pero, la verdad innegable es que a nadie le gusta esperar y más aún cuando existen preocupaciones sobre tu salud, te sientes pésimo o simplemente no cuentas con tiempo para esperar.

El hacer un análisis y una crítica de nuestras prácticas o clínicas nos dará la oportunidad de ofrecer un mejor servicio a nuestros pacientes y reducir el siempre presente estrés.

Guia para el consultorio 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *