Este artículo tiene 21 vistas

Imprimir

Publicado en:

Mujeres tienen mayor riesgo de padecer “síndrome del corazón roto”

El síndrome del corazón roto tiene síntomas parecidos al infarto, por lo que está clasificado como cardiopatía isquémica.

corazon roto_sindrome_imss_depresion

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) dio a conocer que las mujeres que se encuentran en la postmenopausia tienen mayor riesgo de padecer “síndrome del corazón roto”, también conocido como miocardiopatía de Takotsubo, a consecuencia de los cambios hormonales, niveles altos de estrés y depresión asociada con el fallecimiento o pérdida de la pareja.

Pavel García Salgado, médico cardiólogo del IMSS, destacó que dicho trastorno afecta el músculo del corazón provocando un movimiento anormal e incontrolado, además de cambios en la microcirculación.

Mencionó que este padecimiento ocurre de manera imprevista en pacientes de la tercera edad, cuyos síntomas son parecidos a los de un infarto (dolor en el pecho y dificultad para respirar).

“La paciente puede mencionar que el dolor fue provocado por una situación emocional, que inicia en el pecho y se extiende hacia el brazo izquierdo, por lo que el médico debe realizar un electrocardiograma y según sea el resultado, se confirma o se descarta un cuadro de cardiopatía isquémica”, detalló el especialista.

García Salgado mencionó que el Seguro Social ofrece tratamiento para este síndrome a través del manejo trombolítico para disolver los coágulos de sangre dentro de las siguientes seis horas al comienzo del dolor.

“El tratamiento médico es similar al de un infarto agudo de miocardio, la paciente se hospitaliza para darle seguimiento y evitar complicaciones. Después se inicia tratamiento anti-isquémico con vasodilatadores coronarios. Posteriormente el tratamiento de rehabilitación consiste en actividad cardiaca durante dos meses con bicicleta fija o caminadora para que fortalezcan su condición cardiológica y retomen sus actividades normales”.

Pavel García Salgado destacó que el síndrome puede prevenirse,principalmente al evitar factores de riesgo cardiovasculares como el tabaquismo, cuidar los estados de ánimo, llevar una dieta baja en grasas de origen animal y mantener un peso adecuado.

Imagen: IMSS

Guia para el consultorio 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *