Este artículo tiene 13 vistas

Imprimir

Publicado en:

Implementan en Morelos protocolo de atención para pacientes con tendencias suicidas

Con el objetivo de disminuir la tasa de suicidios, el gobierno de Morelos implementó un protocolo de atención a usuarios con ideas suicidas.

shutterstock_174741554

De acuerdo con cifras de la Secretaría de Desarrollo Social local (Sedeso), cada año se registran en México mil 500 suicidios en todos los rangos de edad; sin embargo, desafortunadamente la tasa ha ido en aumento. En 2000 ésta era de 3.7 casos por cada 100 mil personas, mientras que para 2014 el índice había subido a 4.9 por cada 100 mil habitantes, en total 434 muertes.

Aunque no existen cifras locales referentes al suicido en adolescentes, algunos datos independientes revelan que el grupo poblacional con la mayor tasa de suicidio en México es de los 20 a los 24 años, con 852 casos registrados, según estadísticas publicadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en 2013.

En tanto, el DIF de la Ciudad de México atendió en 2016 y hasta febrero de 2017 a 127 mujeres y 44 hombres que intentaron suicidarse o tuvieron ideas suicidas.

Por esta razón y con el objetivo de prevenir y detectar a tiempo conductas suicidas, el gobierno de Morelos implementó el Protocolo de atención a usuarios con intento suicidas, el cual integra acciones específicas que el personal de salud debe llevar a cabo para salvaguardar el bienestar de los pacientes que se encuentren en esta situación.

El suicidio es un evento real que no solo ocurre en adultos, sino también en adolescentes y niños. La mayoría de las veces se asocia a un trastorno mental diagnosticable y tratable, por lo cual es prevenible si se trata a tiempo, afirmó Patricia Mora Gonzáles, secretaria de Salud.

Recientemente se dio a conocer Calma, una aplicación interactiva para celulares orientada a prevenir el suicidio, desarrollada por investigadores de la Facultad de Medicina de la UBA.

La aplicación funciona en dos modos fuera o dentro de una crisis, al elegir la opción ‘Estoy en crisis’ el usuario accede a una serie de pasos para asistirlo. Primero, aparecen cinco emoticones que describen las emociones básicas para responder la pregunta “¿Cómo te sientes?”: celos, enojo, tristeza, asco y vergüenza. Con esa información, la herramienta le propone distintas intervenciones para aliviar el sufrimiento y prevenir la conducta autodestructiva. En el modo fuera de crisis el usuario debe describir sus razones para vivir y organizar una agenda de actividades recreativas.

Esto no reemplaza al terapeuta, sino que se puede incorporar a un tratamiento como una herramienta más para prevenir las conductas suicidas, explicó Federico Daray, investigador adjunto del Conicet.

Recibe las noticias diarias del sector salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *