Este artículo tiene 673 vistas

Imprimir

Publicado en:

Los cigarros electrónicos también son dañinos para la salud

Un estudio reciente dio a conocer que los cigarros electrónicos causan el doble de daño que los tradicionales de nicotina.

0008d4ea-1600

Hace algunos años los cigarillos electrónicos se presentaron como la mejor opción para intentar reducir el consumo de tabaco, compitiendo contra los parches y los chicles de nicotina. Desde entonces su uso se ha generalizando a tal punto que resulta fácil encontrar en nuestro círculo de familiares o amigos a alguien que lo haya probado alguna vez. Además cada vez más establecimientos los agregan a sus productos de venta.

Este dispositivo se puede encontrar en distintos formatos, colores y formas, ya que, a través de las campañas de marketing han animado a las personas a usarlos en su día a día como si se tratase de un complemento más, que se debe actualizar para estar a la tendencia del momento.

El catálogo de sabores también ha aumentado, existen desde los tradicionales sabor tabaco, hasta una inmensa variedad de frutas incluyendo las más exóticas, con sabor a postres,caramelo, chocolate o vainilla, e incluso con sabor a marihuana. Una vez que se decide el sabor se debe tomar la decisión si escogerlo con nicotina o no.

Los partidarios de su uso aseguran que es mejor porque se puede seguir fumando pero sin inhalar las aproximadamente 7 mil sustancias tóxicas del tabaco, entre ellas el alquitrán y el monóxido de carbono, las cuales causan la muerte de entre 6 millones de personas al año, según cifras de la Organización Mundial de la Salud.

Sin embargo, recientemente un estudio realizado por el Dr. Carlos A. Jiménez Ruiz, presidente de la Sociedad Española de Cirugía Torácica y Neumología (SEPAR) reveló que el humo de los IQOS (I quit ordinary smoking) no reduce de forma significativa la cantidad de nicotina inhalada, en comparación con la que se inhala de un cigarrillo normal, ni de otras sustancias tóxicas como formaldehído, acetaldehído, nitrosaminas, las cuales producen cáncer.

El trabajo reveló que los IQOS contenían casi el 85 por ciento de nicotina hallada en el de los cigarrillos convencionales. Además se encontró un hidrocarburo policíclico aromático cancerígeno -el acenafteno- con el doble de concentración.

Además de causar prácticamente las mismas enfermedades que el tabaco, hace poco se hicieron virales las historias de varias personas a quienes les habían explotado sus IQOS. Un estudio presentado en la última reunión de American Burn Association mostró que en una muestra aleatoria de 20 centros asistenciales de Estados Unidos, se encontraron 300 casos de quemaduras con cigarrillos electrónicos que requerían hospitalización, todas provocadas por la explosión de las baterías.

El problema ocurre por la misma razón por la cual el año pasado los teléfonos Galaxy Note 7 explotaron y fueron retirados del mercado: el uso de baterías de litio-ion -las más populares del mercado- las cuales al ser mal manipuladas, pueden ser peligrosas. El problema reside en cuando estas reciben algún tipo de daño estructural, una hendidura o golpe que las deforme, ya que esto puede hacer que aumenten su temperatura a un nivel tal que en combinación con los químicos que poseen, exploten.

Recibe las noticias diarias del sector salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *