Este artículo tiene 183 vistas

Imprimir

Publicado en:

Crean tecnología que permitiría saber por qué algunos fármacos no funcionan contra el cáncer

El mismo medicamento que tuvo éxito en una persona, puede ser absolutamente inservible para otro paciente con el mismo tipo de cáncer.

Young woman in bed suffering from cancer. Thoughtful woman battling with tumor looking out of window. Young patient with blue headscarf recovery in hospital on bed.

En algunos tipos de cáncer, el entendimiento de las probabilidades de éxito de un tratamiento puede ser hasta cierto punto, desconcertante.

Y es que el mismo medicamento que tuvo éxito en una persona, puede ser absolutamente inservible para otro paciente con el mismo tipo de cáncer. Este problema a veces no puede ser entendido por los médicos.

No obstante, investigadores de la Universidad de Toronto han trabajado en una serie de estudios que podrían dar algunas respuestas a esta cuestión. De esta manera, los estudiantes de Ingeniería Biomédica Abdullah Syed y Shrey Sindhwani, así como investigadores del Instituto de Biomateriales e Ingeniería Biomédica, se encuentran trabajando en una tecnología que ayudaría a observar las nanopartículas que se introducen en los tumores, con lo cual se pueden revelar barreras que impiden su entrega a los objetivos y la variabilidad entre los cánceres.

Lo más importante que hemos notado es que las nanopartículas enfrentan múltiples desafíos planteados por el propio tumor en su camino hacia las células cancerosas”, explicó Sindhwani en el Journal of the American Chemical Society.

Así que el tratamiento podría funcionar por un tiempo o, lo que es peor, si hay suficiente medicamento para que el cáncer desarrolle resistencia, esto podría evitarse si podemos descubrir las formas en que estas barreras detienen la entrega y la distribución del fármaco en todo el cáncer.

De acuerdo con los expertos, las nanopartículas pueden ser una gran alternativa para el tratamiento del cáncer y otros padecimientos ya que poseen un gran potencial para suministrar el medicamento a diferentes zonas específicas del organismo, lo que permitiría que el tratamiento sea más efectivo y con menos efectos secundarios. “Una vez que entendamos las barreras que no permiten que las drogas alcancen el sitio de la enfermedad, podemos empezar a derribarlas y mejorar la salud del paciente”, explicó el estudiante de la Universidad de Toronto.

Si deseas leer el artículo completo, entra a la página del Journal of the American Chemical Society.

Recibe las noticias diarias del sector salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *