Este artículo tiene 1.626 vistas

Imprimir

Publicado en:

Fraude médico, calificado por el Departamento de Justicia como el más grande en la historia de EE.UU.

Médicos y enfermeras estarían involucrados en un fraude por más de mil 300 millones de dólares al sistema de salud estadounidense.

En lo que supone la mayor acción contra fraudes en la historia del Departamento de Justicia, más de 400 personas fueron acusadas en Estados Unidos por participar en una gran estafa para dar atención médica falsa y vender opioides innecesarios que les redituó mil 300 millones de dólares en ganancias ilícitas.

Por tal motivo, autoridades federales anunciaron este jueves cargos criminales contra 412 personas, entre los que se encuentran 115 médicos, enfermeras y clínicas para la atención de drogadicción.

En conferencia de prensa, el secretario del departamento de Justicia, Jeff Sessions y el secretario del departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés), Tom Price, anunciaron que esta situación es el mayor fraude en el campo de la salud que provocó grandes pérdidas millonarias.

“Muchos profesionales de la salud confiables como médicos, enfermeras y farmacéuticos han optado por violar sus juramentos y poner la codicia por delante de sus pacientes”, informó Sessions durante una conferencia de prensa, en la que anunció los cargos y la suspensión o expulsión de 295 proveedores de salud de programas de salud federales, tras una operación nacional en la que participaron más de mil agentes de diferentes agencias locales, estatales y federales.

Profesionales violaron confianza de estadounidenses

Estas personas han sido acusadas y afrontarán la justicia, esto apenas comienza, seguiremos buscando el arresto, enjuiciamiento, condena y encarcelamiento de quienes cometen fraudes”, advirtió Jeff Sessions.

En tanto, Tom Price comentó que “sorprendentemente, algunos profesionales de la salud han convertido sus prácticas en empresas criminales multimillonarias. Parecen ajenos a las desastrosas consecuencias de su codicia”.

El Departamento de Justicia dio a conocer que los procesados estaban facturando ilegalmente al Medicare, al Medicaid y al programa que da cobertura médica a los militares y a sus familiares.

El fraude en el cuidado de la salud no sólo es un acto criminal que le cuesta a los contribuyentes millones de dólares sino también una ofensa a todos los estadounidenses que dependen de nuestros programas nacionales para tener acceso a servicios críticos y una violación de confianza”, lamentó Tom Price.

La operación se llevó a cabo en 41 distritos del país, incluyendo en California, Nueva York, Florida, Illinois, Michigan, Texas, Alabama, Arkansas, Louisiana, Iowa, Nevada, Ohio, Maine, Georgia, el Distrito de Columbia, entre otros estados.

Según documentos judiciales,  los acusados presuntamente presentaron reclamos falsos a los programas de Medicare, Medicaid y Tricare por tratamientos sin justificación médica, o que nunca realizaron.

Entre los acusados figuran 115 médicos que afrontan cargos por emitir recetas de opioides que terminan a la venta en las calles.

Imagen: Redes Sociales

Guia para el consultorio 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *