Este artículo tiene 15.376 vistas

Imprimir

Publicado en:

¿En qué edades se es más listo a lo largo de toda la vida?

“En casi cualquier edad, la mayor parte de nosotros es mucho mejor en algunas cosas y peor en otras”.

Joshua K. Hartshorne, investigador en ciencia cognitiva del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y autor principal del estudio “cómo cambia la inteligencia mientras envejecemos” comenta al respecto (Psychological Science, 2015- 2017).

El equipo detrás de este estudio interrogó a miles de personas entre las edades de 10 y 90 años en cuanto a su capacidad de realizar actividades tales como recordar listas de palabras, reconocer rostros, aprender nombres y hacer matemáticas. Los resultados sugieren que no importa la edad, casi siempre hay un nuevo punto máximo. Subidas y caídas en ciertas habilidades cognitivas.

Procesamiento cerebral global y memoria detallada, cerca de los 18 años

Los científicos utilizan el test de sustitución de dígitos por símbolos (DSST) para evaluar todo aquello que abarca desde la demencia, hasta alguna lesión cerebral (dicha prueba también se ha utilizado para pacientes con disfunción cognitiva en el trastorno depresivo mayor, CONNECT 2014). De esta manera requiere que los individuos utilicen un cierto número de habilidades cognitivas, implicando la velocidad de procesamiento, atención sostenida y habilidades visuales. El instrumento, que característicamente implica el emparejar números con símbolos también es parte de la escala de inteligencia adulta de Wechsler (WISC-V). Asimismo se encontró que el rendimiento de los individuos generalmente alcanzaba su punto máximo en la adolescencia tardía.

Capacidad de aprender nombres desconocidos, a los 22 años

La mayoría de los adultos no son muy buenos memorizando ciertos detalles sin algún contexto. Una explicación de esto, es la disposición de la estructura arquitectónica cerebral de carácter asociativo, pues aprendemos haciendo asociaciones y vinculando cosas que se observan o acontecen en conjunto. Es el significado de las palabras y no el lugar o categoría que ocupa (ej. ocupación, nombre o hobby) lo que facilita el recordarlo, fue por ello que una profesión inventada es tan poco recordada y que los nombres (y apellidos) pueden recordarse tanto como las profesiones si es que tienen significado y no crean conflicto (paradoja de Baker).

Capacidad de reconocimiento facial, cerca de los 32 años

El cerebro humano tiene una capacidad notable de reconocer e identificar rostros. En término medio, sabemos que nuestra capacidad de aprender y recordar nuevos rostros parece alcanzar su punto máximo poco después de los 30. El vínculo de reconocimiento máximo con una edad se encuentran en estudios denominados: “superreconocedores” con una capacidad rara, superior de reconocer una cara familiar. No casualmente, muchos de ellos se encuentran en sus años 30. Anatómicamente, en la intersección del lóbulo temporal y occipital se encuentra la muesca preoccipital, (área 37 de Brodmann). La percepción de la configuración facial se encuentra lesionada en pacientes con prosopagnosia, entendida como la pérdida de la capacidad de reconocer un rostro y cuyo daño implica a su vez el giro fusiforme derecho. Este déficit se manifiesta cuando la atención se debe distribuir a través de numerosos elementos faciales. De esta manera podemos recordar la historia del Dr. P. descrito en la obra del Dr. Oliver Sacks “El hombre que confundió a su esposa con un sombrero”.

Capacidad de concentración, alrededor de los 43 años

Investigadores en la Universidad de Harvard y el Laboratorio en Aprendizaje y Atención de Boston sugieren que nuestra capacidad de sostener la atención mejora con la edad, alcanzando su pico a los 43.  Mientras los adultos jóvenes sobresalen en velocidad y flexibilidad en el procesamiento de información, los adultos pueden tener la capacidad de permanecer enfocados de acuerdo a Joe DeGutis, uno de los principales autores del estudio.

Identificación de emociones, a los 48 años

En muchos de nosotros no existe gran habilidad de leer las emociones de las personas, sino es hasta alcanzar el final de la década de los 40. Acorde a uno de los componentes del estudio se mostraron miles de imágenes de individuos con rostros recortados en la región periorbitaria. A los participantes se les pidió describir la emoción que la persona sentía. El rendimiento alcanzo su punto máximo en la edad de aproximadamente 48.

Capacidad de hacer aritmética básica, a la edad de los 50

Muchas personas creen que sus habilidades en matemáticas descienden después de abandonar la escuela y dejan de practicar algo de aritmética. La capacidad de realizar restas y divisiones alcanza su pico máximo en el cumpleaños número 50. Puede no haber una edad en donde se es el mejor en todo comenta Hartshorne.

Capacidad máxima de aprender y entender nueva información, también alrededor de los 50

La de aprender y entender información en general tales como acontecimiento históricos e ideas políticas alcanza su pico aproximadamente en esta década de la vida.

Habilidades en vocabulario, cerca de los 67 años

De acuerdo a pruebas de vocabulario de opción múltiple, la mayor parte de nosotros alcanza este tipo de habilidad a finales de los 60 o incluso inicio de los 70.

edad-cerebro-mas-inteligente

 

Recibe las noticias diarias del sector salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *