Este artículo tiene 200 vistas

Imprimir

Publicado en:

El mexicano muere por el corazón

En México, las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte y anualmente provocan el deceso del 54 por ciento de quienes las padecen.

Por iniciativa de la Federación Mundial del Corazón (WHF) y ante el incremento exponencial de fallecimientos por enfermedades cardiovasculares, a partir del año 2000 se designó el 29 de septiembre como el Día Mundial del Corazón, pero, ¿cómo se encuentra México en este rubro?

En nuestro país la situación es alarmante debido a que las enfermedades del corazón son la primera causa de muerte y de acuerdo con la Secretaría de Salud (SSa), los problemas cardiovasculares provocan el deceso del 54 por ciento de quienes las padecen cada año. Derivado de esto, de manera constante se realizan actividades entre los profesionales de la salud para conocer la forma en que se puede ayudar para buscar revertir las cifras, como los congresos anuales organizados por la Asociación Nacional de Cardiólogos al Servicio de los Trabajadores del Estado (ANCISSSTE), en los que se discute sobre estos temas y se definen nuevas acciones que ayuden a afrontar la situación epidemiológica actual en nuestro país.

En ese mismo sentido, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) coloca a México en el primer lugar de muertes por infarto agudo de miocardio en personas mayores de 45 años, con 27.2 por ciento.

Al respecto, el doctor Enrique Gómez Álvarez, jefe del servicio de Cardiología del Centro Médico Nacional (CMN) 20 de Noviembre, alertó sobre el grave problema que atraviesa nuestro país.

Tan sólo en el 2013, las enfermedades isquémicas del corazón, la enfermedad cerebrovascular y la hipertensión arterial ocasionaron la muerte de 119 mil 103 mexicanos; por otra parte, la diabetes mellitus causó la muerte de 82 mil 777 personas. También hay que decir que de las primeras 10 causas de mortalidad, 5 son prevenibles (diabetes, enfermedad isquémico coronaria, enfermedad cerebrovascular, enfermedad hipertensiva, nefrosis y nefritis) si se logra controlar el sobrepeso y la obesidad.

De igual forma, los médicos han mostrado su preocupación al observar que las enfermedades cardiovasculares cada vez se presentan en edades más tempranas, lo cual repercute de manera significativa en la calidad de vida y capacidad laboral de las personas, además de que la falta de cardiólogos en México también repercute de manera significativa en la incidencia de las enfermedades.

Faltan cardiólogos en México

Por su parte, Juan Verdejo París, director médico del Instituto Nacional de Cardiología (INC), comentó sobre la necesidad que tiene nuestro país de médicos especializados y las instalaciones adecuadas para hacerle frente al problema.

De las enfermedades cardiovasculares el infarto agudo de miocardio es la primera causa de muerte en México por diversas razones, entre ellas, contar con sólo 3 mil 200 cardiólogos certificados y pocas unidades equipadas en todo el país. De acuerdo a lo recomendado por la OCDE, debe haber un cardiólogo certificado por cada 10 mil habitantes, mientras que en México el promedio es de 0.4.

enfermedades_cardiovasculares

Estrategias contra el problema

Debido a que las estadísticas mostraban que en las instituciones de salud pública del país los pacientes con síntomas de infarto agudo de miocardio llegaban a tardar hasta 12 horas en ser atendidos, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) lanzó el programa “Código infarto” en noviembre de 2015, con la finalidad de disminuir los tiempos de espera y brindar atención inmediata a los derechohabientes. A la fecha, gracias a esta iniciativa que opera en 21 entidades, las muertes por paro cardíaco han disminuido de 26 a 8 por ciento dentro de los hospitales del IMSS.

Derivado de los buenos resultados, en agosto de este año el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) puso en marcha el “Programa AsISSSTE Infarto” en 9 hospitales de la Ciudad de México, con el objetivo de proporcionar al paciente infartado atención rápida y terapia trombolítica en los primeros 30 minutos de su ingreso hospitalario. Como objetivo a largo plazo, las autoridades mencionaron que lo que se busca es reducir en 25 por ciento la tasa de mortalidad de infarto al miocardio al año 2025.

Con todos estos referentes, es una realidad que en México se están tomando acciones para lograr reducir los fallecimientos por enfermedades cardiovasculares y de manera pequeña pero ya se han observado las disminuciones en las cifras, aunque todavía queda mucho por hacer y especialmente hace falta generar más médicos especializados y brindarles las instalaciones adecuadas para que puedan realizar su trabajo de la mejor forma posible.

Recibe las noticias diarias del sector salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *