Este artículo tiene 15 vistas

Imprimir

Publicado en:

88 por ciento de los pacientes terminales sufre ansiedad; el 91 por ciento depresión

Un estudio realizado en España dio a conocer que la gran mayoría de los pacientes terminales experimenta sentimientos de ansiedad y depresión.

En un estudio realizado por científicos de la Universidad de Granada (URG), pertenecientes al Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC) y a la Facultad de Psicología, junto con investigadores de la Escuela Andaluza de Salud Pública de Granada, dio a conocer que 88 por ciento de las personas desahuciadas padecen ansiedad y el 91 depresión, especialmente las mujeres.

Para el estudio los investigadores entrevistaron a 205 pacientes de la Plataforma Stop Desahucios de la provincia de Granada, con el objetivo de explorar su salud mental.

Sin duda, uno de los datos más llamativos que hemos encontrado tiene que ver con la alta incidencia de sintomatología de estrés postraumático en las personas que están viviendo un proceso dramático. Se trata de un periodo prolongado de estrés, una situación de amenaza e incertidumbre con la que se levantan cada mañana y se acuestan cada noche, mismo que está afectando su integridad física y psicológica”, señaló Humbelina Robles Ortega, una de las investigadoras del proyecto.

Hace poco la Cámara de Senadores de Italia aprobó con 180 votos a favor y 71 en contra la ley ‘testamento biológico’ la cual permite que este tipo de pacientes puedan elegir con anticipación rechazar los tratamientos, la hidratación e incluso la alimentación artificial.

El Senado abre el camino a una decisión civilizada, un paso adelante a favor de la dignidad de la persona”, reconoció satisfecho el jefe de gobierno, Paolo Gentiloni.

Por otra parte, respecto al mismo tema, hace unos días se hizo viral en redes la noticia de que en Italia un enfermero mataba a los pacientes terminales para sacar dinero. Aunque suena a una historia sacada de una película de terror, David Garofalo aprovechaba cuando los enfermos terminales eran trasladados a sus casas para inyectarles aire en las venas mientras viajaba con ellos en la parte de atrás de la ambulancia.  Esto para realizar negocio con las agencias fúnebres y con los familiares de los afligidos al cobrar altas cantidades por el transporte y por vestir al difunto.

Recibe las noticias diarias del sector salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *