Este artículo tiene 84 vistas

Imprimir

Publicado en:

Edulcorantes bajos en calorías podrían no ser tan sanos

Un nuevo estudio informó que los edulcorantes artificiales bajos en calorías podrían no ser tan sanos como aparentan.

Close Up Of Woman Adding Artificial Sweetener To Coffee

Un nuevo estudio informó que los edulcorantes artificiales bajos en calorías podrían no ser tan sanos como aparentan.

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad George Washington, en Washington DC, analizó los efectos de la sucralosa (un edulcorante artificial con cero calorías que es hasta 650 veces más dulce que el azúcar y que se utiliza en refrescos light o cereales) en las células madre del tejido graso humano, así como en algunas muestras de grasa abdominal.

Existen muchas advertencias sobre el consumo de azúcar, aún así cada vez más gente recurre a los productos hechos con sucralosa y otros edulcorantes artificiales, pues tienen la falsa idea de que son mejores para la salud. Pero existen una gran evidencia científica de que estas sustancias aceleran la disfunción metabólica, aseguró Sabyasachi Sen, autor principal del estudio.

Para la realización de la investigación los expertos aplicaron sucralosa a células madre derivadas de tejido graso humano durante 12 días a una dosis de 0,2 milimoles (equivalente a 4 latas de refresco light diarios).

Descubrimos un gran aumento en la expresión de genes indicadores de la producción de grasa y la inflamación. También observamos que las células madre tuvieron un incremento en la acumulación de gotas de grasa, principalmente cuando se expusieron a una dosis mayor de sucralosa de 1 milimolar.

Posteriormente el equipo de trabajo realizó biopsias de grasa abdominal de ocho adultos, cuatro de ellos con obesidad y cuatro con peso saludable. Cabe destacar que todos los adultos incluían en su dieta edulcorantes bajos en calorías, principalmente sucralosa y aspartamo.

Después de comparar las muestras, comprobamos que los adultos que consumían edulcorantes bajos en calorías no sólo mostraron un aumento en el transporte de glucosa en las células, sino también una expresión excesiva de genes relacionados a la producción de grasa. Los efectos de estos edulcorantes fueron más notables en los adultos con obesidad. Creemos que los edulcorantes bajos en calorías generan la formación de grasa, ocasionando que más glucosa entre en las células.

Recibe las noticias diarias del sector salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *