Este artículo tiene 69 vistas

Imprimir

Publicado en:

Investigación confirma que tabaquismo es más nocivo para personas con VIH

Un investigador mexicano descubrió que la adicción al tabaco puede ser más nocivo para personas con VIH dada su baja respuesta inmunológica.

arton1318

El tabaquismo es la principal causa evitable de enfermedad y muerte en el mundo. De acuerdo con cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) el tabaco es responsable de más de 7 millones de personas al año y y genera gastos por mil 4oo millones de dólares por los fondos que se destinan a salud, la pérdida de productividad y la degradación medioambiental.

Como bien sabes la adicción al tabaco puede derivar en problemas que van desde disfunción eréctil, enfermedades vasculares, coronarias y pulmonares, hasta cáncer de estómago, próstata, hígado, colón y recto. Desafortunadamente hace poco también se descubrió que puede ser más nocivo para personas con VIH.

promedio-años-perdidos-fumar-01

Este hallazgo resultó de un estudio que realizó el Jefe de Infectología del Hospital de Especialidades del IMSS, Ernesto Eduardo Echegaray Guerrero, el cual demostró que debido a la baja respuesta inmunológica del infectado, la exposición de las 50 sustancias químicas que contiene el cigarro puede reducir considerablemente la esperanza de vida y acelerar los procesos degenerativos.

Mientras más pronto estos pacientes dejen el hábito de fumar y adopten hábitos de ejercicio y alimentación sana, mayor esperanza de vida tendrá, debido a que el VIH es más peligroso conforme pasan los años, ya que no se tiene la misma respuesta en un joven de 20 años que en un señor de 50 o 70.

Relacionado a esto hace poco un grupo de investigadores de la Universidad de Rockefeller, a través de experimentos identificaron a un grupo pequeño de células cerebrales que responden a la nicotina y a las que se les atribuye la adicción a la sustancia.

Usando ratones que habían estado bebiendo agua con nicotina durante seis semanas, descubrieron que la exposición crónica a la nicotina cambia un grupo de neuronas que denominaron Amigo1. Estas células liberan dos neurotransmisores diferentes que rompen la señal de la habénula.

Para ver si las neuronas Amigo1 realmente eran controladores de la adicción, el equipo jugó con la expresión de uno de los genes que codifican los receptores de nicotina en estas células.

Luego colocaron ratones enganchados a la nicotina en un ambiente donde los animales podían elegir entre pasar el rato en la cámara donde previamente recibieron el agua con droga, u otra área. ¿El resultado? Los ratones cuyas neuronas Amigo1 fueron silenciadas no mostraron una preferencia a la nicotina, mientras que sus familiares adictos seguían regresando a la cámara por más.

Esto no sólo resuelve una pieza importante en el rompecabezas de la adicción a la nicotina, sino que también abre puertas para nuevos tratamientos.

Redes Sociales para Médicos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *