Este artículo tiene 15.571 vistas

Imprimir

Publicado en:

Cursar un doctorado podría afectar tu salud mental, revela estudio

De acuerdo con una investigación de la Universidad de Gante, 1 de cada 3 estudiantes de doctorado está en riesgo de padecer desordenes psiquiátricos.

doctorado

A pesar de que para la mayoría de las personas estudiar un doctorado es sinónimo de éxito y la culminación de una larga carrera de estudios, en realidad no es del todo benéfico porque una reciente investigación llegó a la conclusión de que cursar un doctorado es perjudicial para la salud mental de las personas.

De acuerdo con un trabajo realizado por investigadores de la Universidad de Gante (GU), ubicada en Bélgica, 1 de cada 3 estudiantes de doctorado está en riesgo de padecer algún tipo de desorden psiquiátrico.

En ese sentido, la investigación profundiza y afirma que en este caso, la enfermedad más recurrente es la depresión, provocada por el estrés que genera el realizar un tesis doctoral.

Por su parte, David Nievas, quien actualmente está realizando un doctorado en el Departamento de Estudios Árabes e Islámicos de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y participó en la investigación, dio su punto de vista sobre los inconvenientes que genera el cursar un doctorado.

El doctorado es un trabajo que, en muchas ocasiones, es muy individual y solitario. A mí me costó pasar de trabajar para otros de forma dirigida a hacerlo para mí mismo y a dirigir mi propia investigación, muchas veces sin referencias previas.

Por otra parte, Paula Ruiz, quien también esta cursando el doctorado en la UAM, comentó que este nivel de estudios influye en la moral y autoestima de las personas.

Desmoraliza simplemente saber que, por mucho que te esfuerces o por bueno que seas en tu especialidad, tu trabajo se valorará poco en la sociedad y acabarás teniendo que marcharte de tu ciudad y alejarte de los tuyos para que la tesis no haya sido en vano.

Recibe las noticias diarias del sector salud

2 Comments

Leave a Reply
  1. Quiero ver las fuentes originales de esos estudios, para ver si sostienen semejante pendejada que están diciendo aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *