Este artículo tiene 75 vistas

Imprimir

Publicado en:

Comportamiento del zika resulta incomprensible para la OMS

El responsable de incidencia del zika de la OMS aceptó en conferencia de prensa que la ciencia desconoce por qué el virus convivió con los seres humanos.

zika_mexico

Según el último recuento de la Organización Mundial de la Salud (OMS), desde 2007 se ha notificado transmisión vectorial del virus del zika, pero fue a partir de 2015 que inició en 67 naciones en las que no había casos, sumando así 73 los países afectados desde la década pasada.

Entre las naciones con contagios a partir de 2015, 56 han registrado brotes importantes y 8 han presentado posible transmisión endémica.

Desde febrero de este 2016, 12 países han notificado casos de transmisión de persona a persona; 23 han compatibilizado casos de microcefalia y otras malformaciones congénitas asociadas con infección por Zika, mientras otros 19 han registrado una incidencia mayor de casos de Síndrome de Guillian-Barré (SGB).

Al respecto, el responsable de incidencia del zika de la OMS, Boris Pavlin, aceptó en conferencia de prensa que la ciencia desconoce por qué una enfermedad que convivió con los seres humanas desde 1947 comenzó a producir efectos tan graves en años recientes.

La primera epidemia de la que se tiene registro ocurrió en Micronesia en 2007, aunque no se detectaron consecuencias mayores, sin embargo, un estudio retrospectivo de un brote en la Polinesia Francesa en 2013 reveló que las infecciones por zika provocaron microcefalia y Síndrome de Guillian-Barré.

La cepa asiática que provocó las epidemias en Micronesia y la Polinesia Francesa fue la misma que atacó Brasil y de ahí se extendió a toda América.

Se sabe que ésta ya tiene pequeños subtipos, pero por ahora se desconocer qué cambio podría explicar el nuevo comportamiento del virus pues, según explicó Pavlin, se han detectado casos de microcefalia asociada a zika en Tailandia y Vietnam, pero no se sabe si las infecciones fueron casos importados o endémicos, de modo que resulta imposible conocer si la cepa original también tenía efectos y éstos no se habían detectado, o bien, “algo cambió”.

Imagen: Bigstock

Recibe las noticias diarias del sector salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *