Este artículo tiene 137 vistas

Imprimir

Publicado en:

Compartir cosas en común ayudaría a reducir el dolor en el paciente

Similitudes sociales y culturales entre médicos y pacientes ayudaría a reducir el dolor y la ansiedad en estos últimos.

doctor shakes hands with a patient at the doctor's office

Para muchos pacientes, acudir a consulta representa un momento muy estresante. Pero ¿qué pasaría si el paciente se entera que su médico nació en la misma ciudad que él, o si ambos comparten el mismo gusto por una comida o un grupo musical?

De acuerdo con una investigación, la conexión o la confianza ayudaría a reducir el dolor en los pacientes. Éste es el resultado de una investigación realizada por la doctora Elizabeth Losin, de la Universidad de Miami. El trabajo titulado “Los sentimientos de la similitud clínico-paciente y la confianza influyen en el dolor: Evidencia de las interacciones clínicas simuladas“, fue publicado en el Journal of Pain, publicación de la American Pain Society.

En nuestro laboratorio simulamos las interacciones médico paciente para descubrir los factores sociales y culturales que intervienen en el dolor que padecen algunos pacientes durante la atención médica. Nuestra meta es encontrar maneras de ayudar a las personas a sentir menos dolor cuando se encuentren frente al médico.

La experta mencionó que el dolor posee un factor psicológico por lo que su investigación se basa en los aspectos asociados entre los aspectos psicológicos y fisiológicos.

Losin indico que por lo general las relaciones médico-paciente suelen ser rápidas y superficiales, por lo que a menudo la gente no sabe si tiene algo en común con su médico.

Queremos saber cómo la dinámica médico-paciente, en este caso la forma en que el médico y el paciente se perciben unos a otros, podría afectar la cantidad de dolor que el paciente siente en un determinado procedimiento. Si el paciente siente que tiene algo en común con su médico ¿es suficiente para cambiar la cantidad de dolor que sienten?.

De acuerdo con los resultados de la investigación, mientras los pacientes dijeron confiar más en los médicos y sentirse similar a ellos, menos dolor reportaron y también lograron reducir sus niveles de ansiedad.

Cuando alguien cree que algo podría ayudarlo a aliviar su dolor, su cerebro libera de forma natural algunos químicos para sobrellevar esa experiencia. Nuestra hipótesis es que confiar y sentirse similar al médico que está realizando un procedimiento doloroso, crea un efecto placebo que permite disminuir los índices de dolor.

Recibe las noticias diarias del sector salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *