Este artículo tiene 1.229 vistas

Imprimir

Publicado en:

¿Cómo fijan sus precios los cirujanos mexicanos?

Personalmente creo que es un buen momento para que esta actividad tan importante para la economía sea revisada de manera seria como sucede con el resto de las industrias consolidadas.

¿Quién fija el precio de mi trabajo?

En la jungla del “Libre Mercado” normalmente cada actor fija sus precios. En el caso de Walmart o McDonald’s ellos lo hacen con base en la oferta, la demanda, sus costos operacionales y la rentabilidad esperada para el ejercicio en turno, pudiendo realizar pronósticos y proyecciones anuales muy bien definidas y cercanas a la realidad; información gracias a la cual proceden a elevar, mantener o disminuir el precio de sus productos. Se trata de un proceso relativamente sistematizable y sencillo para quienes lo dominan.

Sin embargo, esto no ocurre de la misma manera para un cirujano, donde lo anterior ocurre de una forma mucho más compleja e impredecible, pues al ser un proveedor de servicios la demanda de sus servicios es sumamente cambiante e impredecible.

  • ¿Cuántos procedimientos va a realizar este año?, ¿de qué tipo serán?
  • ¿Los pacientes serán familiares del médicos?
  • ¿Los pacientes serán nacionales o extranjeros?
  • ¿Serán atendidos en una clínica privada o en un hospital accesible?
  • ¿Se presentará un nuevo competidor dentro del mercado?, ¿sus precios serán mejores?
  • ¿Será un buen año para la economía o habrá recesión?
  • ¿Mis servicios son caros, baratos o justo de acuerdo a la clientela y volumen deseado de operaciones e ingresos?

Además la fijación de precios también varía de estado en estado y de país en país, así como dependiendo del procedimiento o tratamiento clínico a efectuar y la especialidad que se practique.

¿Qué hacen los cirujanos estadounidenses para definir sus precios?

Estados Unidos es la mayor economía del planeta y en general su población cuenta con ingresos proporcionales, además de contar con el mercado número uno del mundo, donde los cirujanos cuentan con excelentes ingresos económicos.

Afortunadamente para los cirujanos, en dicho país se cuenta con un gran acervo de información estadística, misma a la que se puede acceder de forma sumamente sencilla, lo cual permite establecer precios de una manera multifactorial, compleja y, en ocasiones, abstracta, pero siempre a través de un camino bien definido y que describiré a continuación de manera muy simple y general:

Todo comienza con tres reuniones agendadas en el calendario anual, cada una de ellas tiene una duración de 5 días, a manera de cónclave donde la cúpula de la AMA (American Medical Association), denominada Comité RUC (Comisión de Revisión y Actualización de Valores Relativos), para la cual se citan a 27 comisionados especialista provenientes de diversas academias, colegios o asociaciones de distintas especialidades, 3 comisionados nombrados por la AMA y un par de enviados del Gobierno Federal, así como su respectiva pareja de representantes de la Industria de Compañías Aseguradoras. Cabe mencionar que en esta reunión revisan los procedimientos de todas las especialidades.

A grandes rasgos la fórmula que utilizan para la fijación, actualización y revisión de precios es la siguiente:

TRABAJO DEL PERSONAL + GASTOS (COSTOS) x FACTORES DE RIESGO DE MALA PRAXIS= PRECIO DE LOS PROCEDIMIENTOS

De acuerdo con Dan Munro, periodista especializado en economía del sector salud estadounidense la labor de la RUC (a la cual se accede únicamente por invitación) es sumamente controvertida, a tal grado que se prohibe el acceso incluso a la prensa, pues la AMA, lejos de buscar el beneficio de la población o de los médicos, favorece y persigue los intereses de las grandes compañías aseguradoras, operadoras de grandes cadenas hospitalarias, así como a los fabricantes de medicamentos, equipo y dispositivos médicos.

Por lo menos en la estructura de la medicina estadounidense queda claro que existe un mecanismo (controvertido o no) encargado de regular los precios. Caso contrario ocurre en Latinoamérica donde no existe un camino claro y formal para llegar a la fijación de precios, dejando esta labor a la “Mano Negra” de la economía personal de cada médico, la cantidad de colegiaturas y pagos de propiedad que cada uno de ellos deba de hacer.

Personalmente creo que es un buen momento para que esta actividad tan importante para la economía y sociedad del país sea revisada de manera seria y formal como sucede en el resto de las industrias consolidadas.

LCC Juan Carlos Guerrerosantos A.

juancarlos@quirutex.com

@triunfadoctors

Recibe las noticias diarias del sector salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *