Este artículo tiene 15 vistas

Imprimir

Publicado en:

¿Sabes cómo tratar a un paciente con enfermedad terminal?

Tratar con un paciente en etapa terminal o sus familiares no es un labor sencilla. A continuación presentamos 6 puntos que ayudarán a hacerlo.

Friendly female doctor hands holding patient hand sitting at the desk for encouragement, empathy, cheering and support while medical examination. Bad news lessening, compassion, trust and ethics concept

El trabajo profesional del médico gira en torno a la muerte; sin embargo, ésta suele ser un tema complicado de manejar, en especial para aquellos que desarrollan cariño por sus pacientes.

El primer paso para tratar a un paciente terminal es perderle miedo a la muerte y verla como un ciclo natural, además de eso un buen médico tiene que desarrollar una gran comunicación entre el paciente y la familia pues eso aumentará el autoestima del enfermo.

Aquí te dejaremos una lista con 6 consejos que puedes aplicar al momento de entablar una plática con tu paciente:

  1. Procure sentirse bien durante los silencios en la conversación. El silencio puede ayudar al paciente a enfocar sus pensamientos. A veces estos momentos confortan y permiten que el paciente exprese mejor lo que está pensando y sintiendo.
  2. Trate de mantener contacto visual. Esto le da al paciente la sensación de estar realmente presente y que está escuchándole con atención.
    -Realice varias preguntas abiertas al paciente sobre lo que le preocupa.
    -Presta atención a las respuestas verbales y no verbales.
  3. Repitiendo lo que dice tu paciente podrás darte una idea más clara de la situación y al mismo tiempo tu paciente sentirá que estás al tanto de sus preocupaciones.
  4. Procure no dar consejos. Dar consejos buenos es difícil cuando no es usted quien está en la situación de la persona. Es más seguro hacer preguntas o escuchar.
  5. No diga: “Sé cómo te sientes”. La persona puede tornarse irritada porque usted realmente no sabe cómo se siente.
  6. Controla el tono de tu voz. Este debe ser firme y profesional, pero a la vez tiene que ser bastante amigable.
    La idea es crear un ambiente cómodo, no uno que sienta frío o estricto. Tu paciente también tiene que sentir que puede confiar en tu capacidad, así es que siempre debes conservar un aire de seguridad y profesionalismo
Recibe las noticias diarias del sector salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *