Este artículo tiene 203 vistas

Imprimir

Publicado en:

5 secretos para trabajar mejor en tu consultorio médico

Contar con esmerada preparación académica y clínica no basta para ser eficiente en el consultorio médico; debes desarrollar habilidades adicionales.

Productividad-Eficiencia-Capacidad-Consultorio-Medico

El médico emprendedor tiene entre sus tareas principales mejorar su eficiencia y productividad a fin de aumentar los ingresos del consultorio, por ello, aquí te presentamos útiles consejos que pueden ayudarte cumplir con este objetivo sin hacer grandes cambios:

1. Deja de obsesionarte

Los médicos están acostumbrados a hacer las cosas de forma casi perfecta, pero obsesionarse con ello puede ser el peor enemigo de la productividad, ya que de esta forma se “abarca poco terreno”.

Recuerda que para resolver asuntos administrativos del consultorio a veces basta con hacer las cosas bien e, incluso, se vale delegar responsabilidades cuando hay que dar prioridad a otros pendientes.

2. Trabaja por periodos

Establece cuánto tiempo has de trabajar de forma continua para recibir a cambio un breve descanso. Como bien sabes, las mentes descansadas trabajan mejor, así que considera, por ejemplo, tomarte de tres a cinco minutos entre una consulta y otra, o entre labores administrativas.

3. Sé humilde

Si notas que uno de tus colaboradores puede hacer alguna tarea mejor que tú, delégasela, eso te permitirá invertir tu tiempo en asuntos que sólo el líder del consultorio médico puede atender.

4. Establece sistemas

Identifica tareas repetitivas y desarrolla sistemas para resolverlas. Si es necesario, usa recursos tecnológicos que te ayuden a ahorrar tiempo. Por ejemplo, puedes implementar un sistema de citas médicas a través de tu sitio web para organizar tu agenda, evitar que la recepcionista pierda más tiempo al teléfono y, claro, aumentes tu cartera de pacientes.

5. Sé el jefe más estricto que puedas tener

Así como hay que establecer tiempos de descanso para mantener la mente fresca, el médico emprendedor debe comprometerse a trabajar lo más duro posible en cuanto inicie cada periodo de labor. Lleva a buen término cada tarea que realices pero, además, sé autocrítico y busca reducir cada vez el tiempo que dediques a la misma actividad.

Recuerda que aunque el profesional de la salud ha invertido largos años en su preparación académica y clínica, lo cierto es que ahora le corresponde desarrollar habilidades que le permitan administrar de la mejor forma su consultorio médico.

Recibe las noticias diarias del sector salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *