Este artículo tiene 636 vistas

Imprimir

Publicado en:

4 señales de alerta que indican que no deberías aceptar un trabajo

Antes de aceptar laborar en un nuevo lugar, revisa que no exista ninguna de las siguientes condiciones que podrían terminar por afectarte.

Pacientes_Farmacias_consultorios_deficiencias_Ssa
Regístrate gratis en la guía para el consultorio

En algún momento te encontrarás en la necesidad de buscar trabajo, ya sea con el objetivo de comenzar tu vida profesional o simplemente en busca de una mejor opción. Sin embargo, no todas las opciones terminarán por brindarte la satisfacción profesional, personal y económica que buscas. A continuación te mencionamos 4 señales de alerta que te indicarán cuando no es una buena idea aceptar un trabajo.

Malas referencias de colegas

  • Este punto es uno de los más claros y obvios en cualquier lugar de trabajo. Si te es posible, pide referencias entre colegas que tengas acerca de la clínica u hospital al que te encuentres a punto de ingresar a laborar y pide que te digan su experiencia y comentarios acerca del lugar. A partir de lo que te digan te puedes formar un criterio, pero si la mayoría de opiniones que obtengas son negativas, probablemente se trate de una mala aceptar trabajar en ese lugar.

Falta de oportunidades de crecimiento

  • En cualquier lugar de trabajo, lo que más se anhela es poder crecer dentro de la empresa, pero si desde un inicio no observas este tipo de oportunidades o algunos de los trabajadores llevan años estancado en el mismo puesto, es conveniente preguntarte si en realidad vale la pena aceptar la oferta de trabajo.

Constante cambio de personal

  • Esto es algo que puedes apreciar en los primeros días en tu nuevo lugar de trabajo. Si observas que existe un constante cambio de personal, probablemente se trate porque los trabajadores no se sienten a gusto o las condiciones laborales no son idóneas, lo que podría indicarte que tal vez no sea una buena idea continuar en ese lugar.

No existe una buena comunicación con tu jefe directo

  • Si desde las entrevistas preliminares o en los primeros días en tu nuevo lugar de trabajo no aprecias un sana y cordial relación con tu jefe directo, lo más probable es que así será la relación a lo largo de toda tu estancia en ese lugar, lo que podría dificultar tanto tu desempeño laboral como tu estado de ánimo. Recuerda que no es necesario que sea tu mejor amigo, pero sí alguien que pueda fungir como guía y mentor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *